Páginas vistas en total

10.5.15

Loco por mi estrella




Miro el techo, es lo único que tiene alma ante mis ojos. Las paredes acolchadas  sin una ventana que me haga saber si es de día. Tres por cinco metros tiene la habitación. Una cama, una mesa una silla. Todo bien sujeto al suelo

Mirada de felino acorralado, dolor en los huesos, en el alma, movimientos compulsivos de cabeza y párpados. Marcas en las muñecas, marcas en los tobillos, llagas de pura carne viva
Todas las noches llegan los dos camilleros con batas blancas, por la fuerza me atan y me llenarán de pastillas. Ya no me resisto
Da igual. Simbad el marino jamás regresará
Intento dormir pero los recuerdos se me agolpan. Busco esa haz de cordura que aún me queda, e impongo un orden en mi mente

Todas las noches coleccionaba estrellas que se reflejaran en el mar, las recogía con un cazamariposas, por decenas. Solo remangarme el pantalón para obtener una buena cosecha de estrellas del cielo caídas al mar
Por las mañanas las ponía a secar tendidas de las cuerdas de mi tendedero hasta que me crucé contigo. Eras una estrella del montón, ni la más bella, ni la más brillante, ni nada que
aparentemente te hiciera resaltar sobre las cientos de estrellas que ya tenía
Me fijé en tu manera de parpadear
Señor, yo soy del cielo, me caí al mar por que vi reflejado en él la luna, mi mejor amiga. Sabes que fui creada bajo la protección de ella. Devuélvame al cielo, por favor ¿ Para qué me necesita aquí ?
¡ Una estrella que habla !
Si, soy una estrella que habla, y usted un marinero loco que colecciona estrellas del cielo, ¿Dios sabe para qué ?
No las colecciono, las regalo a mis amigas, como prendedores del pelo por la noche brilláis y esa luz de plata las hace ser más bellas
¿ Crees que mi destino puede quedar ligado al cabello de una de tus amigas?
Todas mis amigas son geniales, no pongo una que sobresalga de las otras. Estarás bien cerca de ellas y ellas estarán bien cerca tuyo
Señor, yo debo, tengo..., es mi razón de ser, alumbrar con mis parpadeos las noches
jugar al corre que te pillo con la luna, tirarnos bolas de cometas entre nosotras y llenar el espacio de polvo de estrellas

Creo que voy a hacer una locura. Esta noche, al pie del mar donde te recogí te lanzaré al espacio para que seas libre. Solo una condición: Cuando me veas parpadea para saber que eres tú
¡ muuuuuakkkkkksss !, La estrella me besó en la mejilla. ¿Nunca os ha besado una estrella?
es para perder la razón y...en eso estoy, sin cordura por mi estrella
.

2 comentarios:

  1. Y cuándo has tenido tú cordura?? :))
    Besos para ti y para tu estrella!

    ResponderEliminar