Páginas vistas en total

19.5.15

¿...Llueve ?



Yo: Me encuentra solo, sentado en un banco del parque
Tú: irrumpes en escena portando una jaula pequeña, dentro de la cual puede observarse claramente un bulto de color blanco y grisáceo).
Yo: ¿Qué traes en esa jaula de alambre?
Tú: (levantando la jaula) ¿No lo ves? Es una nube.
Yo: ¿Una nube? No puede ser posible.
Tú: Claro que sí. Yo mismo la atrapé esta mañana.
Yo: ¿Y cómo hiciste?
Tú: Muy sencillo. Me subí a una escalera elevada en la terraza, y la tomé entre mis manos.
Yo: No te creo. Si de verdad fuera una nube se te hubiera escurrido entre los dedos, o se volaría con el viento.
Tú: Por eso la coloqué dentro de esta jaula, para que no se escape.
Yo: Creo que sólo es un copo de azúcar, o una pelota de algodón, y que intentas engañarme.
Tú: JAJAJAJA ¡Claro! No me vas a decir que me creíste.
Yo: (con tono arrogante) ¡Por supuesto que no!



¡ De repente, se escucha un estruendo. BROROOUUUUMM ! 

Yo,- con notoria cara de preocupación, comienzas a abandonar la escena a paso acelerado. 
Relámpagos iluminan el parque 
En tu camino, unas pequeñas gotas que brotan de la nube, van mojando la tierra, ante mi mirada atónita 

2 comentarios:

  1. Robar nubes, aunque sea con los ojos...

    ResponderEliminar
  2. No hay que desdeñar nunca el poder de la magia!
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar