Páginas vistas en total

23.4.15

Ladrona de amor



Un tenue velo de indefinido color transparenta sus carnes deseadas
El seno generoso de blanco terciopelo, la aureola rosa perfectamente perfilada
Se mueve con donaire , casi flotando sobre la tierra
Una ligera brisa mueve sus cabellos, brillantes, del color de la mies;
un mechón se queda entre sus labios de carne en flor

Mira a lo alto, ve volar en círculos los pájaros. Suspira… y se dirige hacia allí
Flotando sobre la helada tierra, entre cuerpos muertos, entre armas semi enterradas por las explosiones. Fusiles rotos, cascos despedazados cadáveres de hombres y de caballos mezclados

¡ Ya no son centauros !

La bella joven, se acerca a uno de los yacientes pone su oreja cerca de sus labios, un hálito de vida, al que aún, el joven se aferra
La bella le abraza y le susurra palabras sensuales; le besa en la boca.
Sus labios le arrullan por última vez.

JUNTOS CABALGAN.

Absorbe de él su última pasión, un amor de niño un color, una canción y un paisaje un recuerdo. 

Antes del último estertor el joven suspira.
Sonríe.

La joven del hermoso seno, de la dorada cabellera, coloca sus ropas y prosigue.
Mira a las nubes, son hermosas en el atardecer



1 comentario:

  1. Delicioso relato amigo, tienes la capacidad de traspasar las almas con las letras y con las pinturas.
    La bella doncella de pelo dorado y hermosos pechos recordará siempre los últimos latidos del joven y se sentirá menos triste al recordar el entorno tan lúgubre donde le conocio.
    ¡ Alguien tendria que inventar algo para parar tantas absurdas guerras sin sentido.!
    Gracias por estar siempre cerquita.
    Abrazos

    ResponderEliminar