Páginas vistas en total

4.4.15

Existen y yo soy la prueba




Los gnomos, las brujas,los hombres lobos, los vampiros….
Todos son seres imaginarios que nos hicieron sufrir miedos en nuestra infancia, y también nuestra madurez. Las noches son los momentos adecuados para escuchar sus narraciones, la luna nueva; los veranos en corrillos sentados en el borde solitario y oscuro de la carretera, llenas de sombras desafiantes. Por eso me extrañó lo que me ocurrió aquella tarde, cuando aún el sol brillaba y entraba por la rendija que los cortinones dejaban entre sí.
Era primavera, creo que un 4 de Abril del 2016, lo recuerdo perfectamente
Oí en el rincón de los sofás de lectura, un murmullo, como cuando las señoras se juntan para tomar el té.  Me acerque y vi,  flotando en el aire, iluminados seis personajes diminutos, del tamaño y forma de una lágrima
Aquello no era posible
Al verme, callaron, uno de ellos levitando, se acercó a mí hasta la altura de mis ojos, bizqueé y nerviosamente comencé a parpadear; la " cosa" regresó veloz con sus compañeros. Se hizo un silencio, luego comencé a escuchar una carcajada continua, esperpéntica, que cada vez subía más su volumen. Tapé mis oídos pero las risas atravesaban mis manos
Las "cosas" comenzaron a cambiar el color de su luz, al violeta, luego el rojo, para después como si fueran un semáforo pasar al verde.
Caí al suelo.  Ahora, ya se que " las cosas" son los Duendes de la Noche y me utilizan

Nadie más me recuerda ya, nadie echa en falta mi ausencia y mi memoria se borró para nacer tan sólo desde ese día en adelante.
Me tienen confinado en una habitación sin ventanas ni puertas durante el día y, sólo durante las noches , aparece una ventana sin cristales ni cortinas, salto por ella y vuelo como ellos
Los Duendes de la Noche, me han encargado robar los sueños de las personas, es como su alimento
Hoy que tengo un poco de  lucidez, os aviso: Por las noches cerrar puertas y ventanas.
Los duendes existen

2 comentarios:

  1. Me has hecho comprobar que mis temores eran ciertos jejeje!!
    Muy buen texto, lo disfruté inicialmente leyéndolo en forma "normal" para luego hurgar en segundas lecturas, salteando la narración según los distintos tipos de letras. Buena jugada esa la de añadir otras puertas de entrada a la lectura ¿o tal vez hayan sido ellas artimañas de los propios duendes?

    ResponderEliminar
  2. Así no hay "Cuentos sin miedo" que nos salven!
    Ya tengo cerradas las ventanas, por si a caso!
    Besos, y espero puedas escapar de esos gnomos maléficos, que si no... quién nos deleitará con historias y bellas pinturas! Eh???
    Ah! y ojito con venir por alguno de mis sueños... jeje! son peores que los duendes! :D

    ResponderEliminar