Páginas vistas en total

3.2.15

Corales rojos



De corales rojos *l*

.
"Hombre, este alma se despide, simplemente no estaré…"
Acercaos os lo contaré: Todo comenzó un 3 de Febrero de hace mil años
Junto al mar, vivía una hermosa joven, de ojos color del tabaco y cabellos de noche sin luna.
Una tarde paseaba descalza por la orilla, los bajos de su vestido blanco se mezclaban con las puntillas que las olas mansas trenzaban sobre la arena. La brisa comenzó a soplar, y sus cabellos alborotaron su cara, y el mar comenzó a besar sus pantorrillas.
Una dulce sensación sintió cuando su vestido blanco ondeaba al viento, mientras notaba que sus cabellos, no se enredaban, si no que eran  peinados por dedos invisibles.
Sintió un roce suave en los labios. Tembló la joven,y justo, la brisa cesó
Aquella noche durmió en el dulce recuerdo de lo sentido, y al alba se levantó, para asomarse al balcón desde el que veía el mar, y sintió de nuevo la misma brisa cálida; notó que la abrazaba y besaba sus labios.
Ese día lo pasó confusa, fue en la mañana a la lonja y compró una lubina recién pescada que aún coleaba
En casa, la abrió para limpiarla y sus ojos hermosos, se agrandaron al ver en el estómago del pez un anillo con una piedra agua marina de un azul intenso. Se puso el anillo y era perfecta su medida.
Esa noche mientras dormía, un gran temporal batió la zona. Un golpe de viento abrió las ventanas de su dormitorio, asustando a la joven
Sintió que flotaba, que su cuerpo estaba entre nubes y la transportaban flotando en la noche.
Sorprendida, vió que la diosa de la luna, se la acercaba y la entregaba una túnica transparente, para tapar la desnudez de su cuerpo. Y la ungió de aceites diciéndola ¡ Ya no serás mortal más !
Cuando la joven abrió los ojos, se encontró en una playa de arenas blancas, vestida con su túnica. La playa estaba llena de estrellas de mar y de miles de conchas que brillaban al sol como perlas. Sintió que su anillo de piedra azul marino vibraba y brillaba especialmente.

La joven sentía que el mar la arrastraba dulcemente hacia su interiorY vió en las aguas reflejado el rostro de un hombre; con una estrella de mar colgada al cuello como único atuendo. Sintió en sus labios la presión dulce de otras veces.
Un millón de burbujas se introdujo por entre su túnica, mil caricias por cada centímetro de su cuerpo. La imagen del hombre se hizo por fin materia y se fundieron en un abrazo.
Así estuvieron amándose, nadie sabe si una semana, tres meses o un segundo
Ya la joven, como la diosa que ya era, entró en las aguas tranquilas del mar y comprobó que respiraba debajo del agua Y se sintió parte de la naturaleza y se convirtió en coral rojo que creció donde el mar batía con fuerza. 
Antes de ello, salió al exterior y escribió "Hombre , este alma se despide, simplemente no estaré" y lanzó su anillo al interior del continente, un 3 de Febrero de hace mil años, y al contacto con el suelo, la tierra se abrió
y brotó una explosión de lava 
y saltó por el aire la roca
y mil colores llenaron las tierras 

Ahora ella convertida en coral, y el hombre muerto, por su ausencia

La grandeza de una mujer es: SERLO

No hay comentarios:

Publicar un comentario