Páginas vistas en total

31.3.14

barquito de papel...de sobaos pasiegos




deliciosos sobaos pasiegos



He estado comiendo sobaos pasiegos  durante años: Cuatro al día.
Dos al desayunar, uno en la merienda y después de la cena otro.
He guardado una ingente cantidad de envoltorios de papel encerado de los sobaos; concretamente la cantidad de 7.248, ( cuatro al día durante 365 días y 366 los bisiestos).
 
Hace quince días comencé a fabricarme un barco de papel a mi medida, fui uniendo y encolando uno por uno los envoltorios  de papel de los sobaos, dando forma al barquito de papel donde me sintiera cómodo, con una cubierta limpia de migas, para tumbarme a tomar el sol, hasta que llegara al punto justo donde el mar se une con el cielo, y así poder ver a mi abuelo, desde hace años  esta allí.
Anteayer saque el remolque del garaje, y sobre él puse mi hermoso barquito de papel de sobaos pasiegos. Una vez en la playa, ayudado de unos fuertes remos de madera, me embarqué. Las gaviotas revoloteaban en torno mío, los delfines daban saltos delante de la proa de mi barquito, todo era perfecto.
Pero… entonces ocurrió.
Se me había olvidado limpiar bien los restos de migas de los papelillos que componía el casco sumergido del barco de papel de sobaos pasiegos y…primero algún tímido pez, luego docenas, centenas…miles de peces picoteando el papel para comerse las deliciosas migas de sobao pasiego…
Me da vergüenza decirlo, pero, la Guardia Civil costera, tuvo que rescatarme del naufragio
 
Ahora estoy haciendo los planos de una magnífica avioneta, esta vez hecha con gominolas de ositos de color azul añil. Quién se apunta?  hay sito para dos
 

30.3.14

No fumo, ni antes ni después






Yo budarraba sus parmelios con todo lúbrido,
mis dedos se ofrenudaban deslinchados,
y panecía, y britozaba, con el panticordio a punto de embulir.
Ella se amunorgaba un poco bimbia, a negarlo,
pero conseguí premarle la torlilla con un movimiento alquinofléxico,
exploneciendo de un goltazo la minercia de su gorduño.
No buestes, la dije, que ya estoy troforombo; y se reió lascibinosa
Y quiso menflarme, a lo que no me opuse.
Y tan satisgusto me vio, perdido ya en extafulosas placemerides, que no pudo por menos que malparme el cachitrolio con duljuria.
Y se quitó los drapos, los rulomares, los calcetines, y me trenlizó su rubiloso para que lo vencipara, para que lo despulase a sabiendas de que el más mínimo prémbulo, yo me infaso.
Y acabamos zambundidos los dos en aquel clismo organesventes, desflextodicos, hasta caer sacidos y rendiados, al fin el uno junto al otro.
Ananúa me dijo entonces, con ese tono satironicoso tan suyo: ni siquiera sé si fumas ?.
¡ Por supuesto que no babro !, dije

29.3.14

Los tinteros chinos


A qué son preciosos...y encima ¡ son mágicos !




Cuenta la leyenda que son ellos los que te eligen a ti
Sentaos. poneos una copa o poner música relajante, por favor. El caso es que dejéis en blanco vuestras mentes. Ser de nuevo ese niño que llevamos dentro
Todo ocurrió en el último viaje que hice a Varsovia.  Cuando llegas a una ciudad todo es tan nuevo, que hasta su cielo te parece más azul. Te sientes intensamente sensitivo .
 
Paseábamos por los lugares más vistosos de Varsovia, captando cada detalle, cada color, sitiéndote parte por unos días de la ciudad, pulso de ella. Comimos en "El Checo" nos llevó Javier que estaba allí de Erasmus, se come bien y a precios razonables. La tarde la paseamos las amplias calles, hasta una inquietud se apoderó de mí. Les hice cruzar para ver el escaparate de una pequeña tienda.
Nada era llamativo en ella, ni la importancia de los objetos, ni su colorido, ni la luz… nada. Era una tienda gris atendida por un hombrecillo chino tan gris como su tienda. Pero allí estaban
Un estuche de seda con cuatro tinteros chinos pintados a mano por su cara interior, luego con una laca protectora fondea y protege los perfectos dibujos en el cristal.
Tenían todos ellos tinta, menos uno. Los colores de la tinta correspondían al de los tapones que les hermetizaban. Negro, verde, rojo, y el azul, era el que estaba vacío.
El hombrecillo gris, me sonrió y en un inglés correcto, me dijo " Te eligieron…" No entendí en ese momento lo que quiso decirme, pensé que no dominaba el inglés y debió querer decir "buena elección" o algo así. Le pagué, satisfecho de la compra.
Mis acompañantes compraron abanicos en seda, pintados a mano u otras menudencias
Una vez en Madrid comencé a utilizar sus tintas para pintar bellas mujeres
Según iba progresando el dibujo, recuerdo que en las noches, la imagen dibujada se hacía protagonista de mi sueño.  Me llenaba de mimos y besaba mis cabellos y terminábamos haciendo el amor. 

Cuando terminé el dibujo: ¡ LA CHICA ERA REAL !

Creedme, no deliro. Hice más y mas dibujos de mujeres preciosas y ahora todas son reales, mi casa parece la ONU
Ahora entiendo lo que el diminuto chino me dijo "Ellos te eligieron"
 

28.3.14

Timanfaya

"Timanfaya" en el idioma Guanche significa:" Montaña de Fuego" y es uno de los lugares más hermosos de España




Se acerca el final del ciclo.  El 300 aniversario en que Timanfaya  transformó todo en roca viva, de colores increíbles, un 16 de abril de 1714
Acercaos os lo contaré:
Todo comenzó un 28 de Marzo de aquel año 1714. La naturaleza reventó en explosiones de luz, humo, vapores de agua y fuego.  Junto al mar, en el sur de las islas vivía Alba una hermosa joven. 
Una tarde Alba paseaba descalza por la orilla, los bajos de su vestido se mezclaban con las puntillas que las olas mansas trenzaban sobre la arena.
El levante comenzó a soplar, y sus cabellos alborotaron su cara, y el mar comenzó a besar sus pantorrillas arriba. Una dulce sensación comenzó a sentir cuando su vestido blanco ondeaba al viento, notando que sus cabellos, no se enredaban, si no que era como si se los peinaran con los dedos.
Al poco sintió un roce suave en los labios. Tembló Alba.  Y justo la brisa cesó
Aquella noche durmió en el dulce recuerdo de lo sentido, y al amanecer se levantó, para asomarse al balcón desde el que veía el mar,  sintió la brisa,  cálida y notó al igual que ayer, que la brisa la abrazaba y besaba sus labios, para después desaparecer .
Ese día lo pasó confusa, ensimismada en su pensamiento fue a la lonja y compró un besugo de gran tamaño
En casa, la abrió para limpiarlo y sus ojos hermosos, se agrandaron al ver en el estómago del pez un anillo con una piedra azul turquesa. Se puso el anillo y era perfecta su medida.
Esa noche mientras dormía, un gran temporal batió la playa. Un golpe de viento abrió las ventanas de su dormitorio, asustando a Alba
Sintió como que flotaba. Su cuerpo estaba entre nubes y la transportaba en la noche ya en calma al exterior
Sorprendida vio como Isabella la hija diosa de la luna, se la acercaba y la entregaba una túnica transparente, para tapar la desnudez de su cuerpo.
Isabella la llevó a la luna  a su palacio de cristal, y en uno de sus aposentos Isabella , hidrató su piel con aloe, y peinó sus cabellos
Cuando Alba abrió los ojos, se encontraba en una playa de arenas blancas y finas, vestida con la túnica que transparentaba sus formas y cada lunar de su cuerpo.
Sintió que su anillo de piedra azul celeste vibraba de una manera especial al pasear esa mañana por la playa
Alba sintió como el mar la arrastraba dulcemente hacia su interior, hasta que el agua la llegaba por encima justo de las rodillas. Y vio en las aguas reflejado el rostro de un hombre, a la par que sentía en sus labios la misma dulzura de otras veces.
Se sintió  arrastrada dulcemente y tumbada sobre la arena, dejando sólo su cabeza fuera del agua
Un millón de burbujas se introdujo por entre su túnica, sintió mil caricias. 
El hombre se hizo materia y se fundieron en un abrazo, haciéndola diosa en la unión.
Así estuvieron amándose, nadie sabe si una semana, tres meses o un parpadeo

Alba se sentía plena, como la diosa que ya era, entró en las aguas tranquilas del mar y comprobó que respiraba debajo del agua, al igual que su amado.
Alba comenzó a sentirse parte de la naturaleza y se convirtió en coral rojo que crece donde el mar bate con fuerza. 
Antes de ello, salió al exterior y lanzó su anillo al interior de la isla, un 28 de Marzo de 
1714, y al contacto con el suelo, la tierra se abrió

y brotó una explosión de lava
y saltó por el aire la roca
y mil colores llenaron las tierras , 
la convulsión de la Madre Tierra duró justo hasta el 16 de Abril del 1714.

Timanfaya. La montaña de fuego - el anillo de piedra azul- sigue ahí entre las rocas, esperando sea descubierto por otra doncella y ser convertida en diosa del mar.

27.3.14

El vuelo de la lechuza






Su belleza había traspasado las fronteras del reino.  El viejo comerciante de alfombras se hizo con ella en el bazar de Bagdad, por seis monedas de plata, durante el día es esclava,
obligada a pasear su desnudo cuerpo, rosado por la mansión del seco comerciante
Desde lejos, muy lejos llegaban villanos, comerciantes de la competencia, nobles y clérigos para admirar su belleza.  Era la más deseada del reino
Un día el rey sabiendo de ella, la hizo llegar a palacio.  Esa noche, el rey juega con sus dorados cabellos, bebe los mejores vinos de entre sus pequeños pechos y entre gemidos de amor la jura un imperio, todo el oro del mundo y ser su preferida en el harem 
Luego, cada noche, cuando el rey queda agotado y dormido en el lecho, la joven se convierte en lechuza.  Salta por la ventana en la oscuridad, ansiosa de  llegar. 
Cuando ve a su hombre,  se convertirá en mujer y juntos se elevarán a ese lugar entre las nubes, a sabiendas que ha de regresar, antes del amanecer