Páginas vistas en total

31.1.14

Si robas, puedes estar enfermo

Él como tú amaba las carnes y todo lo de tierra, y el cilantro, y hierba buena,
y ni que decir de los tomates, eran sus preferidos...





Amigos míos: Habéis robado alguna vez algo en unos grandes almacenes?. Habéis sentido alguna vez que una de vuestras manos, tiene vida propia?. Que traviesa,  roba chucherías o pendientes de fantasía en los grandes almacenes?. Que pellizca en trasero a la primera chica que esta a tiro en el autobús ( si eres hombre ) o de hombre ( si eres mujer ) ?
Eso es que tenéis el Síndrome del Dr Aberdeen
Recibe ese nombre gracias al personaje que Peter Seller borda en la cinta de Kubrick del 1964
Todo es debido a un desorden neurológico de quien lo padece
Sienten que su mano es extraña a ellos, que está como poseída y no forma parte de su cuerpo, por lo que carecen de control alguno de sus movimientos.
Ese sentimiento les hace luchar contra su propia mano cuando no agredirla
Los profesores Dr. Stratos-Fera y Dr. Benito-Cámela han realizado concienzudos estudios sobre este síndrome y nos narra determinados caso que atendió en su consulta. 
Nos cuenta de una mujer que llegaba con su mano izquierda atada a su espalda, por que no se fiaba de lo que pudiera hacer, tenía miedo de ser agredida por esa mano
O de aquella otra mujer que mientras comía pescado, su mano anárquica aprovechaba cualquier descuido para meter en su boca las espinas para que se atragantara
 O de ese señor que mientras dormía su mano derecha intentaba estrangularle. Se conocen casos de pies anárquicos que ponen zancadillas a su propio dueño hasta hacerle caer

No os lo creéis verdad? Pues os rebelaré un secreto : Todo esto lo ha escrito mi mano derecha sin que yo supiera nada. Como en las Sagradas Escrituras: Que tu mano derecha no sepa que hace tu mano izquierda, este síndrome es muy muy antiguo...

30.1.14

Derviches






Toca el último acorde en el piano. Lo deja sonar un buen rato, la silla cruje, contengo un suspiro, paro la grabadora, miro la ventana, es de noche y se ven luciérnagas en el jardín
Abajo se oye niños jugando, hablando en ingles
Rebobino para escuchar de nuevo la vieja entrada: Cantaba el Almuhédano  invitando a la oración:


A-Sha-Al maleek
A-Sha-Al maleek
Sa-Mi-yan-ma-qa Mu-hu
Kha-fi-qa-tin fil ma-ali
a-lam m-hu


Los Derviches tan sólo buscan el amor universal. La escena, transcurre en la mágica Istambul
Mi mano entre la tuya: formando parte de la mística que impregnaba el escenario, y espectadores
Danzantes blancos, cubiertos por capas negras, y tocados por altos gorros de fieltro.
Los Derviches avanzan, dan las tres vueltas a la sala: los tres caminos que llevan a Dios
El camino de la ciencia, El camino de la intuición y el camino del Amor.


Extasiados participando todos en comunión, en alma, plenos. 
Caen sus capas, y aparecen limpios, blancos puros, como las almas puras que son
Elevan su mano derecha al cielo, sin parar de girar, para recoger la gracia que viene de Dios, mientras su mano izquierda señala la tierra, para hacerla extensible a todo el mundo.
Cada vez sus giros son mas mágicos, más rápidos, al compás de la flauta de caña, del neis…mientras la sala, y sobre todo ellos están es éxtasis divino, en comunión con la Realidad Suprema.


In a noter life whit you

29.1.14

Yo me desnudé y tú sigues vestida




Temblábamos...
Para amar hace falta desnudarse. Por eso los dos temblábamos, por eso parecíamos rompernos. 
Si tú me tocas, si yo te toco.  
"Tengo miedo", nos decimos con los ojos. Los labios quizás pronuncien una mentira nunca los ojos. 
No es cierto que no me estremezca cuando frente a mí aparezcas tú
                                 Todo ha cambiado, yo ya me desnudé y tú sigues vestida. 
No me esperes al otro lado del mar, amor mío. 
Paseo por esta orilla contemplo las sombras sobre las arenas,  las huellas de mis dedos, el brillo del agua.  
Estoy construyendo este barco  ligero para ir a buscarte, para cruzar este gigantesco mar azul.  
No me llevará mucho tiempo.  
Pero no me esperes . 
Tan solo... no me esperes al otro lado del mar. 

24.1.14

...también me odió




Alba cree que ya no volverá a sentir su olor, pero no es así, todos esos amores que olvidaron escribirnos volverán algún día con toda su intensidad, ahora para ella son como pequeñas muertes, pero volverá a sentirlos en su mente y ellos jamás lo sabrán
Todo es la habitación, o el océano. En aquella pensión del ayer, el mar llegaba a los tobillos de la gente. La ciudad dormía, y los transeúntes se escribían cartas para no volverse a ver. Todos mentíamos malévolamente, intentando unas vidas más ruines de las que en realidad vestíamos. La ciudad parecía tan monótona. 
Los niños vuelven. Las casas también. Aprender a emborracharse con agua y enredar solo el laberinto.
Al borde del río están sentadas tres niñas comiendo galletas. Una de ellas dice: tirémonos al río. Otra: espera, yo soy un árbol. Acaricia mis raíces. Arráncame el terciopelo. 

Alguien quiso que no fuéramos transparentes: y nos revistió con huesos. Alguien quiso que no fuéramos las entrañas repartidas por la naturaleza: y nos otorgó la enfermedad. Queríamos un árbol al que trepar: y nos dieron la guerra. Queríamos un motivo: nos regaló la libertad. 

Estoy aquí, por que alguien me quiso, también me odió. 


23.1.14

miauuu

 
Fragmento de Alfonsa, de Stella McCartney 


Escribo palabras sueltas en el suelo y dibujos en las paredes. 
Aquí siempre está nublado, pero sólo llueve en mi habitación. Dibujo sobre el yeso con colores fuertes sobre un fondo blanco desconchado Me olvidé el violeta en tu cuarto de baño.  Era un pintauñas, ¿lo recuerdas?  
Cuando eras pequeñas solías pintar mariposas en las ventanas con él. No había quien quitase eso después. 
Cuando el olor a pintura me ahoga salgo a la calle y me meto en el metro, donde el aire parece el bien más preciado y la gente te hace de colchón por las mañanas si tienes sueño. 
Te veo,  das saltitos entre la multitud para ver en qué parada estás,  te hayas quedado más dormida que yo y temes hayas pasado de estación. Te escabulles y a empujones consigues abrirte paso antes de que las puertas vuelvan a cerrarse. Entonces desapareces de nuevo y abro los ojos. No queda rastro de ti

Dile a tu gato que le echo más de menos que él  a mí. ¡ miauuu !

22.1.14

sangrar por la rodilla






Cuando era pequeño daba vueltas, vueltas y más vueltas alrededor de mí mismo hasta marearme y caer. Caer no era bueno, pero el mareo era delicioso.


- Why me?
- That is a very Earthling question to ask, Mr. Pilgrim. Why you? Why us for that matter? Why anything? Because this moment simply is. Have you ever seen bugs trapped in amber?
- Yes.
- Well, here we are, Mr. Pilgrim, trapped in the amber of this moment. There is no why.
                                                                        (Slaughterhouse five, Kurt Vonnegut)
Todas las historias se escriben con sangre: es lo que separa los seres inertes de los seres vivos; a las piedras de los animales.
La ciudad está llena de piedras. Si caes se rompe la piel. Entonces, la sangre. 
Proceda así: limpie la herida, eche betadine, espere a que deje de sangrar. Si no lo hace, repita el proceso y cosa: el hilo se convierte en carne. Compruebe que ya no sangra.
Si el dolor empieza antes del golpe. Si la sangre empieza antes de la herida. Dijeron. Aquí la vida tiene piedras. Aquí la sangre no es importante. 
Taparse las heridas, sí. 
Aquí, así, las heridas no se curan. Siempre caes. Al final, seremos sólo una rodilla que sangra.

21.1.14

manchas de alma líquida




Es casi medianoche, hora en la que los hombres son menos hombres y más pantalones mojados
No hay monstruos debajo de la cama; están todos en La Cañada Real. Se esconden allá entre el barro, disfrazados de droga barata y jeringas oxidadas. 
Estoy sentado dentro del coche, al lado hay una farmacia 
que anuncia condones en la puerta.
Me gusta la ciudad a medianoche porque está más allá de todo fingimiento. 
No hay apariencias. En el colegio nos enseñaron una canción que debíamos cantar antes de dormir para que la Virgen María nos acunara en sus brazos. Recuerdo que la canción hablaba de un manto de lunas y estrellas y me parecía hermoso y cálido. Ahora sin embargo, en plena noche de Enero, a punto de llover, el manto de lunas y estrellas no se ve con nubes que amenazan lluvia
Me entran ganas de llorar cuando pienso en la virgen María porque me acuerdo de mi madre, y me acuerdo de lo fuerte que rezaba por mí. También rezábamos en el colegio por los pobres. 
Ahora ya no rezo por los pobres, rezo por los cercanos con caras y con nombres. 
Cuando tengo miedo respiro despacio y siento cómo la sangre, por miedo a derramarse, se esconde toda en mi vientre.
Aparece una mujer como un fantasma camino de su ración de droga, es además  alcohólica y joven. Su ropa es pura mancha. La enfermedad la está convirtiendo en líquido, y el líquido no es más que alma que se escapa.
Cuando regrese a casa. Me lavaré las manos mil veces con Dettol, pero no sirve de nada: el olor de un alma podrida es más difícil de quitar que las manchas de cacao. Si esa joven que tuviera 24 años y estuviera en el  Madrid  de los barrios ricos, sus manos olerían a amor del bueno, no a muerte oxidada.
Vuelvo a casa de madrugada. Las lluvias han vuelto. Pienso en esa pobre alcohólica y drogadicta  y pienso en qué pasaría si la vida le diera una segunda oportunidad: volvería a meterse de todo. Así son las cosas.
¡ Esas manchas de alma líquida que no se  quitan con nada !

18.1.14

AVISO





Hola.


Para mí es muy importante, en Octubre o Noviembre haré una exposición individual.
Solo falta adaptar fechas
Ese será el motivo para que hasta la exposición, no cuelgue aquí o en lugar ninguno
de los trabajos que vaya haciendo. Quiero que la exposición sea de trabajos totalmente nuevos
Buscaré una línea de identidad y espero no decepcionar a nadie
Gracias

detalle 

15.1.14

Camino a las nubes



Detalle de Acrílico SIN TERMINAR, nada es definitivo en la pintura, puede que haga cambios...


¡ Azul, qué bonito el mar !. 
Nunca se acaba. Nunca termina. 
Como un sueño dormido que nadie nunca ha podido reposar. 
Ese fue el día en que el mar me hizo llorar. 
Es raro, ¿no? Pensar que siempre habrá alguien que te escuche que siempre estará a tu lado. O igual de  difícil; alguien que te lea, que regrese para hacerlo como las aves de paso que se posan en su mano.

Entonces, la calma, andando, llega sin esfuerzo. Se deja caer en mi hombro, y mientras me susurra que vaya más deprisa, los timbres de las bicicletas empiezan a emitir un sonido a lo lejos.“Sería tan fácil hablar de un bar de mala muerte a las doce de la noche con dos parejas bebiendo y diciéndose palabras de amor entre ellas, que no me hace ilusión inventarlo”.

Así pues, recojo mi alma de la hierba, árida, muerta, marrón, y empiezo a bailar contigo en mi mente.
Las bicicletas están llegando, pero yo sigo extasiado de tanta naturaleza muerta.

“Me pregunto cómo será no hablar de lo más importante de tu vida en un momento como éste”
Entonces, me mira, y por primera vez en mucho tiempo, veo que deja de llorar. Que el agua está seca.  

Y las bicicletas retoman el camino hacia las nubes

6.1.14

olvido

El Principito en idioma Zulú
El Principito en idioma Chino






- ¿Me olvidarás?, preguntas

- Todos los días de mi vida, contesto





PD.: Estaré una temporada sin escribir,  sólo por daos descanso 

5.1.14

Impronta de un aleteo




sonrisa vertical



Al hacer el amor, se me escapan gemidos de tus entrañas negras

He muerto dos veces, ha ocurrido sin querer. Recuerdo que apagué la luz y te besé despacio. Transité tu piel, me bebí tu cuerpo crudo. Estabas desnuda y tenías miedo. 
La sangre hervía a borbotones produciendo un ruido parecido al de una cafetera. 
Me nacieron pájaros de los pies y ocurrió lo esperado: la vida fue ese gato hermoso que gimió en la ventana. 
                                     Un momento después, todo fue silencio. 
                                                                                                              Un aleteo se aleja

Dibujé con la lengua un adiós bajo las sábanas.
Me despedí sin manos, sin pañuelos ni lágrimas. Cerré los ojos cerca de tu sonrisa húmeda. Era un “hasta luego”, pero no sé qué viento infame me empujó a saltar lejos. Amanecí en esta cama y no ha habido noche desde entonces sin tu boca, tu sonrisa , nunca más



3.1.14

Cariño táctil






Yo a Alba no necesito verla con los ojos, puedo verla con mis manos. La miro mientras nos besamos porque la recorro con mis manos, así que supongo que ella tiene derecho a abrir los ojos de vez en cuando y mirar también. Y si bajas las manos por su cara, me la se de memoria: dos pequeñas montañas bajo sus párpados, y luego su boca, en la que prefiero no detenerme a describir, porque no se me da bien describir y mucho menos lo que siento cada vez que veo su boca con la mía.
Sus orejas se esconden tras su pelo, y cuando las consigo ver juego a perderme en ellas, como si fuera un laberinto, recorro cada pliegue con mi dedo. 
Y luego su cuello. Pocas veces me deja Alba ver su cuello, y cuando consigo verlo, se estremece a veces y otras, se hecha a reír. 
Sus manos siempre frías, son como las mías, pero mucho más pequeñas, y las encierro entre mis dedos y ella se deja esconder. 
Su pecho se esconde bajo la ropa, y cuando estamos muy juntos puedo sentir en mis manos su corazón latir. Me gusta su barriga, me gusta besarla y verla temblar. Y me gustan sus pies, pequeños como sus manos pero siempre calientes
Puedo ver a Alba cuando se perfuma y cuando no, porque Alba huele a Alba, sabe a Alba, y lo mejor es después de bañarse en el mar. Y sinceramente, no quisiera verla con los ojos, no lo necesito. Dudo que  pueda ser aún mejor.
Quiero verla de nuevo.  
Juro que reconocería a Alba entre un millón si ese millón se dejara tocar. 

2.1.14

Cristales empañados




Fotografia bajada de Internet
Cada noche te miraba desde el resquicio de tu puerta entreabierta . Jamás imaginarías que detrás de ella me escondía, que tomaba apuntes de ti. Te veía sentarte en la cama, con las piernas cruzadas mientras pegabas recuerdos en tu gran cuaderno de pastas rojas. Sonreías y me hacías sonreír. Jamás imaginé que la vida fuera a tornarse así, que tú serías la película y yo el espectador. 
Tú sabías cómo matarme lentamente con tus gestos. Te quitabas la ropa y la dejabas caer, y tu piel quedaba entre las sombras de la pequeña lámpara de pie,  y tus dedos te peinaban y los míos luchaban por llegar a tu cuerpo. 
Tus sábanas blancas te abrazaban, y el aire del momento no era suficiente para sobrevivir. Y yo oculto, moviendo con calma la mano sobre el papel, enredando tus pestañas, revolviendo tu pelo y recorriendo tu cuerpo. Y de la nada surgiste, allí sobre el papel, para siempre. Y el pincel ponía color, y las sombras de las cortinas se movían en el suelo y acariciaban tu piel, empeñándose en crear  oscuridad.  Y yo, desesperado, dejé 
todo a un lado. Dejé las pinturas esparcidas por el suelo, pintando charcos, y terminé tu 
dibujo en tu piel 
Y  ocurrió que mi contorno lo trazaste con tus dedos y mi piel te era poca,  y mi cuerpo  
cada vez pesaba más y mi alma menos, y todo se llenó de color sin  pinceles,  solo porque 
tú y yo juntos hacíamos el amor en ese lugar elevado, con los cristales empañados 

.

1.1.14

Mi propósito para 2014 ( suman 7 * )



RENOVANDO  mi amistad con cada uno de los que estáis cerca y me permitís estarlo, de vosotros he recuperado esta entrada y comentarios de hace un año.     :-)





Coged las rosas mientras podáis, veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis, mañana estará muerta
Que tú estás aquí, que existe la vida y la identidad
que prosigue el poderoso drama 
y que tú puedes contribuir con un verso

                                                           Walt Whitman



9 comentarios:

  1. El club de los poetas muertes, tiene ese " algo " que me engancha. La he visto varias veces y siempre descubro un matiz nuevo. El final de la película, que es el corto que he puesto, me pone el vello de punta
    ResponderEliminar
  2. La ví,con sumo entusiasmo.Es una forma de educar en el arte de la poesía con toda la entrega,reflexión, búsqueda e ilusión.Si no hay ilusión a ella,no puede vivirse.
    Walt Whitman aún tiene mucho que enseñarnos.
    Hagamos pues, poesía desde dentro,formando de la emoción un verso.
    Besucos poeta!!
    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo JAvier, una de mis pelis que de vez en cuando vuelvo a ver. En la carrera la pude ver ene veces porque era una referencia para nosotros, futuros pedagogos.... Creo que no tiene desperdicio y la escena en la que todos se van poniendo de pie cuando el Robbin Williams se va, es de lo más emotivo, no puedo evitar el nudo en la garganta...
    ResponderEliminar
  4. Es que se lo pone a todo el que la ve y tiene aunque sea una pizca de sensibilidad, una película inolvidable, con un final precioso. Besitos.
    ResponderEliminar
  5. Tu ne quaesieris (scire nefas) quem mihi, quem tibi finem di dederint, Leuconoe, nec Babilonios temptaris numeros. Ut melius quicquid erit pati!
    Seu pluris hiemes seu tribuit Iuppiter ultimam, quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare Tyrrenum, sapias, vina liques et spatio brevi spem longam reseces. Dum loquimur, fugerit invida aetas: carpe diem, quam minimum credula postero.
    (Y pensar que algún día supe algo de latín... jajaja )
    Basia mille
    ResponderEliminar
  6. Qué gran película, a mí sigue enamorándome desde las venas..
    ResponderEliminar
  7. Gracias por traernos hoy la vitalidad de Whitman con su espíritu libre!
    Un abrazo.
    ResponderEliminar
  8. De las mejores...

    Besos

    (*) sobre el Nº 7
    El 7, tiene varios significados,entre muchísimos,algunos son: 7 los pecados capitales, y 7 las virtudes que los combaten. 
    7
    son los días de la semana, 7 los sabios mas grandes de grecia,7 las colinas de roma, 
    7
    los colores del arco iris, 7 son las artes, 7 notas musicales,Dios creo el mundo en 6 días,al 7mo descansó. 
    7
    son los sellos,según el Apocalipsis,que seran abiertos antes de que Dios desate su ira,y someta al mundo a 7 juicios escoltado por 7 ángeles que harán sonar 7 trompetas para anunciar los 7 castigos para los injustos.(podés cotejarlo con el libro del Apocalipsis,en la biblia) 
    7
    son las últimas frases que Jesús pronunció antes de morir en la crúz.(también podés cotejarlo con la biblia, siendo la primera frase, "Padre, perdónalos,no saben lo que hacen", y la última "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu"