Páginas vistas en total

4.12.14

Nacimiento de un mito ( Fin del tema Laura )



Fernando se tapa la cara con las manos, está recién regresado de Cracovia.
Diecinueve personas tenemos la piel de gallina y un nudo en la garganta
Puñado de tierra y nunca el olvido. Todos se dispersan
Nunca elijas una musa por hermosa, o por perfecta, siempre por deseada
Comprueba que respira a la par contigo, que te hace llorar o soñar
La grandeza de una musa es Ser Mujer, y como mujer tan sólo: SERLO
Laura se fue…Era lo mejor, como se fueron antes, fue Bob Marley, John Lennon
como se fueron Penélope y Ulises, a ese lugar de los mitos
Los mitos se eligen y se veneran, se llevan con luto en el alma, sin ostentación
El pastor Eris soltó una manzana de oro sobre la mesa en la que las tres más poderosas diosas se encontraban. Y dijo "... Para la mejor y más bella" ese narcisismo de las diosas llevó a los humanos los enfrentamientos de Troya, en la que se vieron mezclados los más poderoso dioses del Olimpo
La madrastra de Blancanieves como sutil Ariadna no dudó en usar una manzana para sus fines. Penélope tejía y destejía, toda musa sabiéndose deseada, está dispuestas a ofrecernos su yugular con gustos. Para ser musa sólo deben entregar tu manzana
Helena tenía que ser raptada por Paris de Troya
A Laura la debía una muerte trágica, ella fue mi musa estos días, cumplió su cometido y con su muerte pasa a la inmortalidad. Ella por un lado y yo por otro, Laura habría tenido una muerte anodina en un lecho, de anciana.
Laura tenía marcada su muerte desde que la creé como personaje imaginario.
Ahora Laura esta en un mundo lleno de mitos, con Jhon lenon, con Bob Marley, con el Lobo del cuento de Caperucita

Una musa no se improvisa ni se recambia
Una musa nace como nacen las estrellas por implosión en tu alma

2 comentarios:

  1. ¿Qué mejor destino...? ha alcanzado la inmortalidad!
    =)

    ResponderEliminar
  2. Venus y Marte ante el tribunal divino, con Eros jugueteando y Rubens a lo pinturero. El encanto de lo mítico nos atrapa y nos explica, porque en ellos y ellas persiste la huella humana con que fueron inventados. ¿Acaso estamos libres de mitificar al objeto de nuestros ensueños? Noooo, nos libren los dioses de caer en tal blasfemia.
    Como siempre, y te añoraba, me he deleitado con un texto suculento, a más ves y besos.

    ResponderEliminar