Páginas vistas en total

1.12.14

Laura, Capítulo I: El encuentro


Foto: cometas humanas

Tú que ahora me lees: Si alguna mañana, paseando por las calles de tu ciudad ves llover ángeles y te encuentras, en el suelo tirada, como si fuera un papel una chica guapa. Ayúdala a incorporarse. Luego que sacuda su ropa y si tienes suerte, te diga: Gracias por ayudar a levantarme. Sabe?, caí del Cielo.
¿Eres una ángela entonces?
Noooo los ángeles somos asexuados, pero…digamos que sí
Por cierto me llamo Laura, dijo, mientras se colocaba sus alas de mariposa
Muuuakkks muuuakksks encantado Laura, yo Rodolfo. 
Me gustas para mí, Laura: te compro, la dije en broma
¿Estás seguro que se puede comprar un ángela?. Si, todo el mundo dice que con dinero todo lo puedes comprar
¿Cuánto pedirías por tu amor Laura ? 
Con un beso bastaría aunque  quiero probarle, será mi primera vez ¿Sabes qué no podremos tener hijos? , me afirma Laura. Qué pena, siempre quise tener un hijo con alas la contesté

Así fue como convivimos un par de años En ese tiempo intercambiamos lo mejor de nosotros. La enseñé un amplio repertorio de palabrotas
La enseñé lo que era disfrutar un estado de sopor etílico, fumar como una descosida y eructar fuerte
Aprendió a provocar a los amigos con sus escotes, ponerlos nerviosos, y ser el eje de la crítica de ellas
La fui descubriendo cada rincón de su cuerpo y a disfrutar del sexo
A cada momento me decía Rodolfo más sexo,  hasta secarme como a una uva pasa

Ella intentó enseñarme a volar. Me prestaba sus alas de mariposa y me decía súbete al armario y salta. Zaaaaas !! zapatazo contra el suelo: nariz hinchada.
Como mucho llegue a planear en los espacios abiertos los días de viento suave. Eso si, sujeto con una cuerda como si fuera una cometa
Hasta que el temido día llegó:
Rodolfo me voy, me gustan los jovencitos, ellos pueden comprenderme mejor que tú
¡ Contigo me aburro, chico !

Y así es como se fugó con un tal Fernando de Erasmus a Cracovia
El hueco que dejó Laura en mí nunca más le he rellenado, si un día os encontráis con un espíritu puro como Laura, sabréis de lo que hablo
...
 ( continuará )


2 comentarios:

  1. No te preocupes, ni si quiera te enseñó a volar....

    ResponderEliminar
  2. Vengo de leer la continuación.
    Tendría alas pero creo que también dañaba al volar

    ResponderEliminar