Páginas vistas en total

25.12.14

Dunae





Abuela, si rompo el  reloj de arena  el tiempo se desparramará?
Mi abuela se echó a reír. Rodolfo jajajajaja, qué cosas tienes. Mira ven, te voy a contar un cuento


Todo ocurrió muy lejos de aquí, en unas tierras donde los desiertos lamen los mares
Había un mar de dunas, en constante juego con el viento
Dunae, era la más vigorosa alocada y juguetona de todas las dunas
Era capaz de adelantar a cualquiera de sus amigas con tan sólo un ligero soplo de brisa
Cada día Dune veía como el cielo se aclaraba cuando el Sol comenzaba a levantarse
Dunae estaba enamorada del sol
Él, su sol, doraba sus arenas, y templaba cada granito de su cuerpo haciéndola vibrar, una noche Dunae, habló con las estrellas sobre su pasión por Sol
Ellas, le dijeron que Sol era como ellas, y que notaba su calor, por que estaba más cercano
¿ Cómo puedo llegar a él ?
Mira Dunae, dijeron las estrellas de la constelación Casiopea, Yo se que cada atardecer Sol se oculta tras la línea del horizonte, y ese es el momento en que nosotras tenemos que aparecer 
¡ Oooohhh !!!, exclamó Dunae
Dunae a partir de esta conversación estuvo totalmente decidida ver a Sol 
Habló con la brisa y la rogó soplara en sentido occidente para viajar hacia el lugar donde Sol cada tarde, se acuesta con ese colorido tan hermoso
Y Dunae, ayudada por la brisa viajó muy rápido por el desierto avanzando hacia occidente
hasta que  llegado el momento que deslumbrada vio aparecer el mar, con su manto azul
Dunae se paró un momento para observar tanta belleza
Sol comenzó a descender hacia el mar, tiñendo de naranjas y violetas el cielo
Dunae corrió a su encuentro camino del mar

Ahora en el desierto todas las dunas saben que Dunae no murió en ese encuentro con el mar si no que su vida al fin tiene sentido cerca de Sol

No hay comentarios:

Publicar un comentario