Páginas vistas en total

23.11.14

El cementerio de esclavos






¿ Tu sabes que mi abuelo navegó por los siete mares alguna veces con nosotros ?
Un año recaímos en la Isla de Tortuga. Tendría yo trece años, y llevábamos viviendo en la isla más de un año
Desde el primer momento me entusiasmaba correr descalzo por la arena de la playa
una vez que el sol se oculta 
Un día descubrí entre el palmeral un recinto pequeño, casi cubierto por la maleza. Cada vez que podía, me acercaba a esa valla medio derruida, las verjas oxidadas y ese letrero: "Cementerio de esclavos"
El cementerio fue cerrado hace muchos años, al morir el último esclavo de la isla
Durante el tiempo que vivimos en Tortuga, me interesé por los nombres de las lápidas, de las personas allí enterradas y me documenté sobre ellos.
Ahora sólo queda su testimonio
Me impresionó sobre todos Hakkut, al que muy a su pesar, su dueño permitió seguir utilizando su nombre africano. Debió ser un espíritu orgulloso y rebelde. Y Benjamín, al que gustaba le llamaran " hombre montaña" ya que debió ser un hombrón de 2 metros y 150 kilos
Y la pobre Louise , que murió loca, al perder la cabeza cuando su esposo fue ahorcado fue ahorcado por matar a otro esclavo en una pelea. Y Pierre, el niño de quince años que murió tras el ataque de un tiburón...

Nacer libre, vivir libre y morir libre es más que un derecho, es la esencia del ser humano
Ahora y ya para siempre, aquel cementerio de humanos esclavos, queda oculto por la maleza y 
en algún rincón de nuestras memorias donde descansan ya en libertad

2 comentarios:

  1. Afortunados fueron al menos al permitirles ser sepultados e identificados dentro de un cementerio. A muchos, ni se les concedía ese derecho final.
    =(

    ResponderEliminar
  2. Me encantó lo que escribiste!!!

    ResponderEliminar