Páginas vistas en total

14.11.14

chica murciélago





A partir  de aquel día, cuando el reloj marcaba las 22:31 en el piso de enfrente  ella ponía siempre la misma canción en el tocadiscos. Entonces él apoyaba sus pies sobre la doble cuerda del tendedero  y hacía de funambulista desde su ventana a la de ella y se colaba como el viento lo hace entre la ranura de un cristal roto. 
Luego bailaban flotando sobre los cuentos sin punto final que ella escribía
Las chicas de alma de globo aerostático saltan por las ventanas sin miedo, cuando el sol se quita el pijama. Todas  menos la chica murciélago, ella que se quedaba con él para reír juntos hasta el nuevo anochecer en el que él volvería a pasar al escuchar su canción

1 comentario: