Páginas vistas en total

12.6.14

La mesa de te moruna





De Tanger hace muchos años traje entre otras cosas una mesita de te, con taraceados e incrustaciones
de maderas. Vino conmigo de mi antigua casa en calle Corazón de María a la actual.
Hace un par de días me puse a  restaurarla, el paso del tiempo había dejado marcas en ella.
Cuando desarmé una de sus patas para encolarla, vi que tenía un hueco en su interior
y en él había un papel enrollado de color azul celeste, al desliarle, podías leer una historia

"... Y cuando la mariposa supo de su belleza sufrió. Y de sus ojos resbalaron lágrimas 
Por que se sabía efímera y no comprendía que tanta perfección no pudiera ser contemplada por nadie

¡ Quién me moja, no hay nubes pero si gotas ! Exclamó Mad Hatter que pasaba bajo la hoja en la
que la mariposa penaba ¡Un sombrerero loco! 
¡Una mariposa que habla ! 
Si soy Mad Hatter y tú una mariposa, eso es elemental.
Sombrerero loco antes que yo desaparezca de este mundo, dime que soy hermosa, la más bella criatura que has podido contemplar.... Exigió la mariposa
Pssssss, cuestión de maquillaje, seguro que al despertar asustas, contestó el sombrerero loco
Jo !, venga tío, dímelo me moriré en cualquier momento sin que nadie me lo haya dicho. Mira mi corazón cómo tengo taquicardias ( toc tic, toc tac, tuc tec... )
Ahora de cerca, dijo Mad Hatter y con la mano en su seno... (digo corazón), si eres la más hermosa criatura. 
¡ Casémonos dijo la mariposa !
Y se casaron y fueron felices el lapso de tiempo que la mariposa pudo vivir

A veces disfrutar de algo tan hermoso no se mide con el tiempo, y si por lo que nos enriquecemos al compartirnos.

Y Colorín colorado este cuento se ha acabado

1 comentario:

  1. La historia es preciosa, la moraleja más, pero la mesa...
    Besitos!!!

    ResponderEliminar