Páginas vistas en total

15.6.14

El caballero de la Alhambra



Vista nocturna de La Alhambra



Os voy a contar lo que sucedió a una antepasada de una 
La fuente de donde procede esta narración es totalmente solvente. Ella es adulta, mujer serena e inteligente, y jamás me ha mentido. Tomad, asiento, escuchar relajado y seguidla en su narración:
-"Rodolfo te contaré la historia más increíble que puedas imaginar. La primera vez que le vi un escalofrío recorrió mi cuerpo, recuerdo era justo las doce de la noche el reloj de carillón daba su campanada número ocho cuando, primero escuché el trotar de su caballo.
Luego como una sombra en la oscuridad de la noche, vi su silueta dibujarse  sobre los álamos del fondo del jardín del Hotel
Una capa al viento y un sombrero de ala ancha le perfilaban
Me dije: qué personaje más raro…? y tras ver perderse su imagen justo entre los árboles  me regresé al salón del Parador Nacional de la Alhambra
Su enclave le hace ser único al estar ubicado dentro de las murallas de la Alhambra,
Había ido a pasar una semana, para encontrarme centrarme,  necesitaba tranquilidad para decidir sobre mi nueva novela.
La visión del caballero me había dejado alterada. Ese día tomé apuntes del nuevo libro que escribía y proseguí en mi trabajo
El siguiente día  fue intenso, visité por fin la Alhambra, lo hice sola, al atarceder, cuando el sol tiñe de rojo sus piedras
Llegada la noche proseguía trabajando en mi libro, en el salón del parador
Justo cuando comenzaba el campaneo del carillón recordándome las doce de la noche, la imagen del caballero vino a mi mente. Eché a correr para salir al exterior. En el preciso momento que sonaba  la octava campanada , la imagen del jinete cabalgando apareció de nuevo. Me turbé, quede inmovilizada, todo mi cuerpo estaba en pura carne de gallina
una tiritera nerviosa hizo presa de mí
Me di cuenta el tremendo silencio que envolvía la aparición, ni grillos, ni croar de ranas… solo los cascos de su caballo….
Esa noche apenas dormí la imagen me aparecía reiterativa y no me dejaba conciliar el sueño.
A la mañana siguiente, en el desayuno, pregunte al jefe de sala, sobre "el caballero… ", poniendo gesto de despreocupada
-"Señora, esa es una vieja leyenda, dicen que en determinadas circunstancias algunas personas le oyen, que otras le ven, siempre mujeres
Cuentan, que una dama enloqueció después de hablar con el personaje
Que si su imagen es cadavérica, descarnada, horrible
Que si es bello como los sueños…
Que si es altivo y despechado..
Señora, éste es un lugar propicio a las leyendas, sólo son leyendas -
No me quedé tranquila, es más, los datos que otras mujeres pudieran haber visto lo mismo que yo, me dejo aún más confusa Todo el día  estuve tramando como alterar la leyenda
En mi habitación dejé una carta escrita y detallada de lo que iba a hacer esa noche
dejé otra con directrices para mis abogados y notificando mis últimas voluntades ya escritas en testamento hace cinco años
La noche llegaba y mi cuerpo temblaba de miedo a la vez que ansiaba el encuentro.
Llegaba la hora de la aparición, apenas faltaba minutos, y me eché para atrás de mi locura, me dije: ¿ estás tonta ? ¿ qué pretendes con todo esto ?
Solté una discreta carcajada, un señor cercano a mi butaca me miro extrañado, pensó que lo que escribía podía ser gracioso
Comenzaron a sonar las campanas del carillón
Algo irrefrenable me catapultó hacia la puerta, hacia el lugar donde había visto las anteriores apariciones. Esta vez me planté en medio de lo que sería su trayectoria
Sonaba la campanada octava y él apareció…
 .
Sentí un viento frío, casi helado; los oidos me  pitaban, mi corazón latía a más de 120 pulsaciones, mi visión ,"en tubo" sólo contemplaba el jinete que cabalgando se me acercaba…estaba inmóvil, realmente ¡ ATERRADAA….!
El jinete paró delante mío, justo para no ser atropellada
Su caballo comenzó a resoplar, a evaporar sudor poniendo la imagen de su caballero entre neblina
Me fijé en el caballero, era hermoso, su cabello era como sus ojos: negro azabache
su sonrisa me cautivó desde el primer momento, ver esa cara y su sonrisa dulce me relajó
El caballo tranquilo movía la cabeza de arriba abajo
El caballero me dijo…." Alba, se que así te llamas: Te he esperado más de quinientos años… Ven conmigo "
¿ No sé  por qué ?, pero tome la mano que me ofrecía y monte tras suyo sobre el caballo
apoye mi cabeza sobre su espalda cuando cabalgábamos juntos
Olía a  sudor, olía a varón,  a aire, a madera, a tomillo…
Llegamos hasta un farallón en las afueras de la Alhambra, cercano a la Fuente del Avellano, y allí consentí que sus manos me desnudaran y los dos hiciéramos el amor flotando sobre la Alhambra . 
Y cantó el gallo y se desperezó el alba y este suceso feliz, no podría terminar de otra manera. 
Rodolfo : El conjuro se rompió justo en el momento un rayo de sol alumbró
las paredes de la Alhambra y yo aparecí en mi habitación desnuda, con señales
en mi cuerpo de esa noche especial con el caballero de la Alhambra

2 comentarios:

  1. ¿No sería el jinete sin cabeza?
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Noches especiales vividas en un lugar lleno de belleza, ¿quien puede no sucumbir a él?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar