Páginas vistas en total

13.6.14

El árbol de la vida



Ven Rodolfo, dijo mi abuelo, te pondré una copa a ti también, te contaré algo:
Vistes mis cicatrices en los brazos?, todos creen que fue un accidente laboral cuando era marinero en el "Mariola". La verdad es otra.
Mira Rodolfo, ese año atracamos en el Sahara, cuando aún era provincia española. Teníamos cinco días de descanso antes de proseguir un largo viaje 
La primera noche de estancia la tripulación fuimos de borrachera. Debió ser tan grande, que amanecí sin saber cómo en el desierto, más solo que la una
No veía si no dunas y arenas alternando con arena y dunas. Por la izquierda, vi una mancha verde, hacia allí me dirigí. Era un árbol frondoso y generoso que paliaba mi necesidad de sombra. Las ramas llegaban hasta el suelo. Me tumbé para descansar, pero el suelo estaba duro, muy duro.
Ójala tuviera una buena cama me dije. Al instante a mi lado apareció una cama espléndida, con sábanas de algodón egipcio, cubierto con finas pieles de leopardo, y gacela.


Nieto, había ido a parar al legendario árbol de la Vida.  Sabes? ese árbol es capaz de concederte todo aquello que pides.
Me acosté e intenté dormir, pero las tripas me sonaba, hacía un día que no comía nada. Me dije: me comería un...Antes de terminar, apareció una mesa, con queso y leche de cabra, dátiles y cordero . Según iba comiendo iban apareciendo nuevos platos a cuál más delicioso. Aquel árbol milagroso que es capaz de convertir en realidad cualquier deseo expresado bajo sus ramas.
-Ya no puedo más y en ese mismo momento la mesa con todas sus maravillas se desvaneció en el aire.


¡ Esto es maravilloso !. ¿ Sabes Rodolfo ? Un sentimiento de felicidad me embargó. 
La necedad hizo presa en mí. -"No me moveré de aquí, seré siempre feliz, tengo todo lo que necesito"
Pedí oro y aparecieron baúles llenos de él, pedí jóvenes mujeres de "ojos" grandes y aparecieron dos, que mande desaparecer para que nadie pudiera robar mi oro
Estaba sólo y el miedo a que me robaran fue superior a mi cordura.
Aquí en el Sáhara siempre hay peligros, puede que una leonas aparezca? Antes de terminar mi pensamiento, una leona se lanzó contra mí. Luche a brazo partido, grité pidiendo ayuda. Estaba ya agotado y lleno de heridas cuando deseé aparecer en mi barco
Nieto, todos se alarmaron al verme llegar lleno de heridas
Me inventé una historia de un marido engañado que casi me mata por celos.
Y.. esta Rodolfo, es la verdadera historia de mis cicatrices, que quiero que siga siendo un secreto entre tú y yo, ya que ni la abuela sabe la verdad.  Me lo prometes?
Te prometo mientras vivas guardar tu secreto abuelo
Y así ha sido, y así es que lo cuento...en su honor
¿Se habrá terminado la abuela su café?

1 comentario:

  1. Buen nieto este que guarda los secretos a su abuelo, ya extrañaba tus cuentos. Me he ido poniendo al día, no me he dado cuenta de lo alejada que me han mantenido, bueno si...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar