Páginas vistas en total

16.6.14

A carballeira ( El Robledal )





En la Galicia profunda, entre aldeas humeantes, la gente sencilla recuerda, respeta y calla lo que unos llaman leyenda, para otros son un hecho cierto.
Hace muchos años, cuando la televisión y la radio no llegaba con sus voces e imágenes a tantos lugares sin luz, ni carreteras asfaltadas, la temerosa gente sencilla de esa aldea creía de los maleficios de las meigas y la naturaleza.
A tres pasos del pueblo, justo detrás del lugar donde os carboneiros apiñaban la pira de fuertes ramas de carballo, estaba el bosque de que nos trae hoy a contaros.
En sus adentros vivía una meiga. Estaba obsesionada con tener un fillo. 
Había descartado rotundamente recurrir a la mandrágora, o a los ahorcados para regar sus entrañas con su semen.
Una vez vio por el "Arroio  da  Bruxa", a un joven vaqueiro, de fuertes brazos, piernas poderosas y ollos cor de cantañas.
El joven estaba enamorado de una moza del lugar, pecosa pelirroja de risa fácil y grandes caderas que auguraban como decía su abuelo, ser una buena paridora.
La meiga se le había aparecido en forma de bella moza , ligera de ropas y labios carnosos, otras veces como joven noble de pechos duros como las rocas
Pero el zagal sólo tenía ojos para su moza. Ni con dinero, oro y tierras el mozo cayó en la tentación de yuntar a la meiga.
Enfurecida, una tarde que nuestra moza cogía arándanos en el bosque, la bruxa  cabrona, la convirtió en roble
 
Uno más entre miles y miles de ellos.
 
El zagal desesperado al estar dos días sin verla se adentró en el bosque en su busca. Y es ahí donde la bruxa se le apareció tal cuál es. " Mozo para recuperar a tu zagala, debes coitar largamente conmigo toda una noche "
El joven accedió, cerró los ojos, y su pensamiento se fue a que era su amada la que debaixo das súas carnes xacía . Los lobos aullaban, los truenos rasgaban las nubes
las aves volaban asustadas alejándose
Luego a bruxa, a sabiendas que llevaba la preciada semilla dentro de ella, se alejó riendo. Jajajajaja
Y mi zagala. ?????
¡ Búscala entre los robles, uno de ellos es !  Jajajajaja
El joven enloqueció, y dedicó su vida a proteger el bosque, a sabiendas que uno de sus árboles contenía el espíritu de su amada.
A veces cuentan los más antiguos, que le veían abrazado a los árboles.  No dejaba que leñador alguno cortara ni las ramas. Al pasar de los años, nuestro hombre ya menos joven, enfermó y murió.
Por eso, en esa aldea, por respeto a ese gran amor, las gentes hoy en día, siguen protegiendo en su recuerdo y en su honor, cada roble a carballeira 

1 comentario:

  1. Una bella historia de amor...sería bueno saber qué sucedió con la bruja y si hijo/a
    =)

    ResponderEliminar