Páginas vistas en total

24.4.14

Partenope



Amanecer en Nápoles


Homero nos cuenta en su Odisea, las aventuras de Ulises, (Odiseu)  por nuestro Mar Mediterráneo. Habla de una esposa, su fiel esposa Penélope, su constancia y fé en el regreso de su amado. La segunda mujer, pareja de Ulises en la Odisea, fue la ninfa Calipso que le retuvo en su cama, diez años a cambio de la inmortalidad.
Hasta ahí llega lo que Homero nos contó sobre las mujeres de Ulises.
Ahora sentaros, poneros cómodos, es nuestro cuento para antes de ir a la cama.

Parténope, es el nombre de una sirena que murió de amor
Cuenta la historia que varias sirenas vivían en la isla de Artemisa. Ella y sus hermanas atraían a los marinos con sus cantos, anunciánoles engañosamente los placeres del mundo acuático.
Insaciables amantes dejaban exhaustos a los pobres marinos que entre sus escamas caían. Tal era su fogosidad amatoria, y la belleza de sus cantos, que era imposible
resistirse a sus encantos
Parténope, la más joven de las hermanas sirenas, sabía de Ulises, los delfines la traían toda novedad que hubiera en la vida de nuestro héroe. Su astucia, su arrogancia e inteligencia, hicieron mella en el corazón de nuestra sirenita, que quedó enamorada de Ulises.
Parténope supo del viaje de regreso a Itaca de Ulises, y justo pasaba cerca de su isla se engalanó con algas, soltó su pelo de espuma, sus ojos de estrellas brillaban ansiosos
Parténope no dijo a sus hermanas que iba al encuentro de su amor secreto.
Y cometió un error , que jamás debe olvidar una sirena. No tuvo en cuenta la regla UNO de las sirenas: Si un mortal no cae en tus brazos seducido por tu canto, debes morir.
Resplandecía de belleza sentada en la roca,esperando...
Sus ojos brillaron de alegría al ver el barco de Ulises.
Parténope comenzó  a cantar una tarantella bellísima
Pero Ulises estaba amarrado al mástil, y sus oidos encerados, ya que sabía de las sirenas y en Itaca le esperaba ansiosa Penélope
Nuestra sirena no dejó un solo instante de intentar seducir a Ulises con su canto…Pero fue inútil…
Parténope perdió fuerzas, primero su visión se fue apagando, como su vida, no antes de decir un " Ulises, amor mio ! " y expiró….
Las cálidas corrientes, arrastraron su cuerpo hasta la orilla del ahora llamado golfo de Nápoles
Allí fue encontrado por pescadores, que lo recogieron y dieron sepultura con todos los honores.
Se la construyó un sepulcro, con su nombre: Parténope. sobre la colina de Pizzofalcone, que con el tiempo se convirtió en la actual Napoles
NÁPOLES, Nacida del amor de una bellísima sirena  a un marinero aventurero: Ulises
Y colorín colorado, esta es la leyenda del nacimiento de la bella ciudad de Nápoles

1 comentario:

  1. Otra leyenda que desconocía y me encantó leer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar