Páginas vistas en total

11.3.14

La Sulamita ( o Makeda )


  
" Makeda "  Dibujo a tinta china y pastel ( año 98 )
Es tradición oral  de más de 30 siglos en mi familia, la historia que ahora os cuento, escrita está La Sulamita era la muchacha mas bella de todo el oriente próximo. El mismísimo rey Salomón quiso comprobar la certeza de tanta hermosura y envió a su hermano Adonías como mensajero. Salomón la escogió para alejar el frío de la muerte en el lecho agonizante de el Rey David.  
Adonías, hermano de Salomón al verla tan hermosa, quiso casarse y hacerla reina. Fue asesinado sin saberse la mano asesina

Y la joven se presentó ante Salomón haciéndole partícipe de su secreto: Era Makeda Reina de Saba: 

La Sulamita se casó con Salomón y su linaje imperial basado en el amor de la pareja imperial ha quedado plasmado en el "Cantar de los Cantares" que os traigo algunos versos

Cuán hermosos son tus pies en las sandalias, Oh hija de príncipe! 


Los contornos de tus muslos son como joyas, Obra de mano de excelente maestro. Tu ombligo como una taza redonda. Que no le falta bebida.
Tu vientre como montón de trigo Cercado de lirios. Tus dos pechos, como gemelos de gacela.
Tu cuello, como torre de marfil; Tus ojos, como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-rabim;
Tu nariz, como la torre del Líbano, Que mira hacia Damasco.
Tu cabeza encima de ti, como el Carmelo; Y el cabello de tu cabeza, como la púrpura del rey Suspendida en los corredores. ¡Qué hermosa eres, y cuán suave, Oh amor deleitoso!
Tu estatura es semejante a la palmera, Y tus pechos a los racimos. Yo dije: Subiré a la palmera, Asiré sus ramas.  Deja que tus pechos sean como racimos de vid, Y el olor de tu boca como de manzanas, 

Y tu paladar como el buen vino, Que se entra a mi amado suavemente, Y hace hablar los labios de los viejos.
Yo soy de mi amado, Y conmigo tiene su contentamiento. Ven, oh amado mío, salgamos al campo, Moremos en las aldeas. 

Levantémonos de mañana a las viñas; Veamos si brotan las vides, si están en cierne, Si han florecido los granados; Allí te daré mis amores. 

Las mandrágoras han dado olor, Y a nuestras puertas hay toda suerte de dulces frutas,
Nuevas y añejas, que para ti, oh amado mío, he guardado.

1 comentario:

  1. Qué bonito!!
    Fíjate, en mi familia la tradición oral es "La venganza de Don Mendo", mis hijos te lo recitan sin problemas :)
    Un beso!

    ResponderEliminar