Páginas vistas en total

24.3.14

El Chaman




Dibujo en tintas 


Se acerca la fecha en la que las siete estrellas de las Pléyades, las siete hermanas
se alineen con la Luna. En mi aún suenan los monorítmicos sonidos guturales de los aborígenes. No he vuelto a dormir bien desde que estuve  de vacaciones en el Gran Desierto Australiano.

Todo ocurrió hace poco más de tres años. Manu, Carlos y yo, habíamos decidido unas vacaciones inolvidables… y sí que lo fueron.
Casi 20 horas interminables de vuelo, después el Mitsubishi alquilado, llegamos hasta la base de La Gran Roca Roja, casi en el centro de Australia
Todos los folletos hablaban de ver el amanecer, ver cómo el sol naciente incide sobre la mayor roca existente en el planeta. Todo parecería mágico al amanecer.
Llegamos a su base, cuando ya había anochecido, montamos las tiendas, para pasar la noche, e hicimos fuego para calentar la cena.
Mis amigos, como yo, estábamos agotados , ellos cayeron dormidos en seguida
Mi cansancio, no me dejó pegar ojo durante un buen rato.
Chascaba el fuego, poco a poco se iba consumiendo las ramas que habíamos aprovisionado; cuando una ráfaga de viento avivó el fuego
Vi elevarse las llamas hasta casi dos metros de altura, me incorpore, asustado, iba a avisar a Manu y Carlos, cuando, me pareció ver tras el fuego…, o en el fuego la imagen de un aborigen. Quedé petrificado.
 
Comenzó a canturrear, eran sonidos guturales, croares o chasquidos de lengua, que me erizaban el vello.
 
Vi como el personaje se sentaba frente a mí, al otro lado del fuego, que comenzó a chisporrotear, llegando como una lluvia de estrellas hasta el mismo cielo, haciendo figuras , remolinos, ondas , que descendían para volver a elevarse…sin dejar de brillar en momento alguno. Dejé de sentir miedo, me tranquilicé
Supe que el aborigen tenía poder sobre la materia, sobre el viento y el fuego, y que nada malo quería hacerme
El silencio más increíble se hizo de pronto, ya ni el fuego hablaba y…entonces ocurrió: Comencé a hablar con la mente, sin articular palabra alguna con el personaje.
Era Chaman me dijo, y me narró como la Madre Serpiente creó el mundo
como creó al hombre en igualdad con todos los animales, cómo verdeo los campos.
Cómo la Luna es un cuchillo con luz que poseía un  gran guerrero para cazar por la noche. Y cómo en un acto de grandeza con todos los hombres, le lanzó al cielo para compartir su luz.
 
Le oía extasiado, su no voz, su narración me relajaba
 
Y me dijo: Vendrás de nuevo, regresarás a estas tierras el día que las Pléyades se alineen con la luna, ese día….Sólo pude ver una cara de mujer, muy muy hermosa.
 
Al amanecer la imagen de el sol coloreando la Gran Roca Roja, marco nuestras almas pero mi mente estaba en la fugaz mirada de socorro que vi en la mujer, imagen del fuego
Casi un año mas tarde, se repetiría la alineación de las Pléyades y la Luna
Veinte días antes de eso el Chamán volvió a hablar conmigo en mis sueños
y me narró la historia de la mujer de pelo castaño lleno de rizos, y ojos de miel
Me contó que estaba amarrada en el tiempo y que sólo ese día, se abría la puerta de su rescate. Que yo soy el destinado para recogerla, ya que ambos habíamos nacido  bajo la misma luna, y a la misma hora
Y así fue…. y así os lo cuento.
Pero no tuvo el final que todos esperábamos por que, el día del alineamiento nos entretuvimos " algo " con los abrazos y "eso"….
 
Ahora, los dos estamos atrapados en el tiempo; felizmente, atrapados en el tiempo el uno para el otro, por toda la eternidad ;-)
 

1 comentario:

  1. Pues no sería el final esperado pero tampoco está mal no??
    Un besito!

    ResponderEliminar