Páginas vistas en total

13.3.14

Cumpleaños





" Al Alba " dibujo tinta china año 2009



Alba siempre dijo que su cabello era lo que más bonito de ella. Brillante, ligero, ondulado. Ese día cumplía los cuarenta cuatro años, y sentía sus hormonas tan rebeldes como a los veinte. Se mordió el labio inferior y se la escapó un largo suspiro.
El espejo devolvía su imagen desnuda, sus pechos seguían firmes y sus pezones  aún muy altos. Se metió bajo la ducha, comenzó a recordar escenas de su adolescencia muchas de ellas nunca vividas.
Tanta monotonía en su vida.  Tantas veces al desayunar mojaba sus ganas en el café.  Tanta amargura silenciada
Volvió a mirarse en el espejo; el agua  escurría por sus redondeces, su piel es tensa, luminosa, el vientre ligeramente abultado, caderas generosas, de mujer plena.
Era el día de su cumpleaños, y sin prisa se regalaba unos momentos a su contemplación.
Se estaba gustando.  Miró sus muslos algo más flácidos y entre ellos ya no estaba el ensortijado de su juventud, ahora quedaba patente su sexo.
Se pasó la mano y emitió un suspiro.
Tenía veintiocho años cuando Ezequiel y ella se casaron, un hombre sencillo, de campo que olía a heno, a establo.  De pocas palabras cariñosas, y tantos silencios.  Nunca la prometió viajes, ni riquezas, ni lujos
Ezequiel tenía todo pequeño. Los ojos, la boca... y esas  manos tan ásperas que lijaban su carne en cada caricia.  Sólo practicaba sexo misionero, primitivo, aburrido.

Las primaveras sucedían a los inviernos, que dejaban atrás los otoños , sin haber saboreado los veranos, ni sus frutas , ni sus soles.
Alba aguantaba satisfaciendo sus deseos, con el pensamiento en ese muchacho, que aquel año, en las fiestas la enseñó a declinar el verbo AMAR, en todas las posturas

Aprendió el  sabor de las caricias, el calor de las miradas, y los paseos  de dedos saltarines por su espalda.  Y morir  de gozo en una explosión de sensaciones
Supo por propia experiencia que el cuerpo es la mejor antesala al paraíso y cómo llegar a más hermosa agonía en vida… sin perderla.

Y es hoy cuando cumple los cuarenta y cuatro, decide abrir una etapa en su vida
Dejar de vivir a medias, ser diosa, ser mujer deseada. Eligió el vestido negro que marca la contundencia de sus caderas, y se le puso sin ropa interior. Y con paso tembloroso batallando las últimas contradicciones.  Espoleada por el deseo, por el dulce sabor de lo prohibido, y el saber que hoy de nuevo alcanzará las estrellas.
Contempló el marcado canalillo de sus pechos por el generoso escote
Se ajustó el vestido de nuevo, y salió con la cabeza muy alta, en busca del orgasmo, de ese orgasmo que la pertenecía para asistir a la cita con el muchacho de sus veinticinco años que la harían sentirse de nuevo VIVA

8 comentarios:

  1. Mis felicidades a Alba! Siempre es grato sentirse viva, cada una, claro está, poniendo sus prioridades en aquello que más le llena, le satisface o necesita. Ser libre de nuestras propias elecciones se tenga la edad que se tenga, para mí es algo valioso... no hay que dejar pasar el tiempo, no hay que dejar pendientes cuando las posibilidades se presentan.
    Un beso al vuelo a tí mi amigo, y ese dibujo... una belleza!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  2. Muchas Felicidades a Alba!!!!
    Con 44 estará estupenda!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado. Vengo de facebook atraída por tu dibujo, y el texto ha sido para mí como una caricia. Feliz finde. Besos desde Lleida

    ResponderEliminar
  4. Anónimo09:43

    Reducir el "sentirse viva" a un polvo es algo triste, deprimente incluso... Lo del orgasmo debe ser una metáfora, porque fácil no es, y menos con un desconocido,,, Mucha poesía y poco trabajo de campo veo yo aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. anónima de La Escala, qué se puede esperar de un amateur ante una profesional ?

      Eliminar
  5. hay textos para todas las ocasiones y estados de ánimo y nos pueden llegar más o menos dependiendo del momento en el que estemos. este está lleno de metáforas, claro. a veces la literatura nos sirve y a veces no. subimos y bajamos. somos contradictorios y libres tanto escribiendo como en el trabajo de campo que practique cada uno. a mí es que me gusta respetar. un beso, rodolfo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si carlota, " mi libertad " empieza donde termina la libertad de mi semejante. Es sencillo, a veces cuesta entenderlo. Todos cabemos en esta travesía en la que compartimos tiempo y contacto

      Eliminar