Páginas vistas en total

12.3.14

Alba

" Alba " Acrílico



Era una tarde de tormenta, fuera estaba diluviando.  el mar estaba grisáceo y agitado. 

Las paredes empezaban a sudar y el calor húmedo chorreaba por la moqueta. 
Alba estaba enrollada en la manta y encogida en una esquina del sofá gris. Javier a sus pies, había hecho del canibalismo su filosofía de vida: le arrancaba a bocados sus pies, sus manos, sus lunares, su cuello. 
Ella le regalaba su sonrisas mientras la luz de la lámpara de mesa la besaba en su tez clara. 
-Javi, mírame. - él se asustó. Le asustó ver ese trozo de niña vestida de mujer, escondida detrás de una camiseta tamaño XL, con el pelo recogido en un moño que se descolgaba por su oreja derecha. 
La miró con una de esas miradas que te roban hasta el alma. 
Sonrió. Sabía que Alba hacía siempre cosas como esas, viajaba a su universo paralelo y rescataba estrellas que luego ponía en fila para hacer collares. 

Previsiblemente imprevisible. Creo que por eso fue por lo que se enamoró de ella.







1 comentario:

  1. Esta Alba de enfadado gesto, cautiva a quien se acerca a ella.
    Bella Alba, bello texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar