Páginas vistas en total

24.2.14

Promesas cumplidas



... Junto al sendero aún quedaban zarzales con moras azules. Cogieron algunas y las comieron.  Hasta ese momento iban hablando de pequeñas sensaciones cotidianas muy pegadas a la vida del placer de desperezarse en la cama los domingos, del zumo de naranja que a ella le gustaba tomar lo primero al levantarse, de cómo serían de gruesas las rebanadas de pan con aceite de oliva virgen que un día desayunarían juntos en una casa de la Toscana donde habría viñedos y cipreses
Luego una eternidad de promesas cumplidas contenidas en tres deseos pedidos ese día


1 comentario:

  1. Bajo el sol de la Toscana... me encantó :)
    Un besito!

    ResponderEliminar