Páginas vistas en total

3.2.14

Parada del autobús




Qué deprisa se mueve mi entorno
Ahora siento que mis piernas están paralizadas, que no me adelanto a los hechos
que me resisto a cambiar
Mi problema soy yo
Siempre dije que mi vida era aburridamente feliz, los últimos tiempos
he aprendido a eliminar la palabra aburridamente y soy únicamente feliz
Tengo tanto peso encima, tanta felicidad transporto... que no puedo con ella
Asumí un trozo de vuestro corazón, y lo sumé al mío, así muchos trozos de corazones
Ahora cuando quiero estar a solas con tu trozo de corazón me resulta fácil, a cambio
me he ido transformando, soy feliz, soy mas rico en humanidad por que compartiste
conmigo una parte de tu vida
A veces, uno de cada cinco días de tu vida
No tengo nada nuevo que dar, soy lo que compartí. Me esfuerzo: ¡ os lo juro ! por
seguir presente, pero ya no lo consigo, por que te fallo, por que soy un lastre...
Cuídate y se indulgente conmigo, aunque sólo sea por que te quise o por que te quiero
Te dejo, ya viene mi autobús... 

1 comentario:

  1. Me gusta la idea de que vamos guardando pequeños trozos de corazón de las personas que van cruzándose por nuestro camino. Al final, nuestro corazón se va poco a poco, completando como un gran puzzle hasta formar una imagen completa...

    un abrazo y gracias por venir.

    ps: pensé que descansarías por un tiempo...

    ResponderEliminar