Páginas vistas en total

2.2.14

Hanami Sakura







Hanami, es la tradición japonesas de visitar los bosques o conjuntos de árboles cuando éstos están flor
Sakura es el nombre japonés de los cerezos 
Quien haya visitado el valle del Jerte en España, sabe de lo que hablo. Los japoneses, festejan los días de los cerezos en flor, yendo de picnic a sus pies floridos.
"Hace tantos años que la memoria se me nubla, en el Japón preoccidental, había un samurai de nombre Kai (marinero)
Había plantado como todo samurai que se precie, un árbol de cerezo a la entrada de su casa.
De siempre las  blancas flores de cerezo fueron el símbolo de los samurais. Son bellas mientras están en el árbol,cualquier ráfaga de viento la desprende para marchitarse en el suelo.
Hubo una época hace siglos, tumultuosa de grandes batallas, donde los samurais defendían a sus respectivos señores y gobernantes. Kai, partió a la guerra. Su esposa Mitsuki no derramó una sola lágrima, y sí la mejor de sus sonrisas de esposa fiel.
La ley obligaba bajo pena de muerte a serle fiel durante la ausencia en la batalla. Sólo podía ser visitada por familiares.
Kai batalló, defendió el honor de su gobernador y el suyo propio hasta la muerte.
Dos semanas después, la triste noticia fue dada a la viuda de Kai. Bajó la cabeza, sin derramar una lágrima, y asumió su destino como lo hubiera hecho su madre, o su abuela, o la madre de su abuela.

Fue a pie del cerezo plantado por Kai. Estaba impoluto en flor, de un blanco nacarado
Se arrodilló, reverenció a los tres dioses, y clavó su cuchillo en el vientre
Un borbotón de sangres intensamente roja, salió de su cuerpo. La sangre fue absorbida por el almendro, que tiñó sus flores blancas de un delicado color rosa
A partir de entonces, las flores de los cerezos pueden ser blancas o de ese intenso tono rosa.

4 comentarios:

  1. Con un paisaje así ¿quien no sale a disfrutarlo?.
    Bella historia la que nos cuentas, triste pero bella.
    Un abrazo Javier.

    ResponderEliminar
  2. Qué historias más bonitas nos cuentas...
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Muy romántica la historia pero cruel la tradición,,,desde aquellas épocas la mujer pasa a tener sentido tan sólo en función de su marido. si este muere, ces bien visto que se suicide. Si no entiendo mal, en otras culturas pasaba lo mismo. Triste destino el de las viudas...
    =(

    ResponderEliminar
  4. En estas ocasiones, en parte, me alegro de tener otra forma de ver la vida diferente a su cultura. La abnegación y el sacrificio en favor del esposo es propio de otra época y de otra civilización... aunque bien planteado, entregarse a los demás de este modo tan irracional haría de nosotros seres más llevaderos...

    un abrazo :))

    ResponderEliminar