Páginas vistas en total

5.2.14

El sexo tibio en actitud de amante






Llegue hasta descubrir  tus puntos débiles,  a memorizar los tres lunares que señalan el camino, a mirarte con ganas de tenerte y a besarte con deseos de sentirte. 
Llegué hasta estar sentado al borde del asiento. Evito ver tu cuerpo yaciendo, sin ropa que apenas cubre tu desnudez. Evito ver tus muslos y los rosas pálidos de tus carnes. 
Evito ver tus hombros, el pecho que olvidaste cubrir, la tersa piel de ombligo. 
Recuerdo tu rostro en mis labios, sentirme ceñido por tus piernas, tus uñas marcando mi piel,  tu suavidad,  el erotismo de tu mirar.

Evito verte porque será difícil olvidarte, evito verte porque se que vas a irte.
Dejarás tu aroma en mi ropa, en mi alma, tu ausencia y tal vea una caricia perdida;
caricia que me acompañará en el deseo de volver a notar tu piel,  tu tacto,  el sexo tibio en actitud de amante,
Evito ver tus labios, tus manos, tu soñar. Y es por este cariño que te siento, que evito verte si he de perderte

3 comentarios:

  1. Anónimo11:48

    casi todo está en la imaginación...
    "bordado" en el recuerdo acariciado, soñado..
    siempre -evitamos- ver, encontrarnos
    mirar a los ojos, sentir el abrazo...
    de alguien que -sabemos-
    nunca se quedará
    inevitablemente
    nos dirá. adiós.
    evitamos y por consecuencia. perdemos.
    la ausencia va pegada al Alma.
    Evito ver
    para no olvidarte en el recuerdo...
    Es preciso "navegante de sueños" precioso.
    Y tus poemas son mi punto débil.
    Solo tus poemas hechos de palabras...
    que traspasan, tocan, hieren en
    -aquel otro recuerdo de un amante.-
    un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y antes de la pérdida? No la evites aunque duela.

    ResponderEliminar
  3. Mejor disfrutar que evitar no??
    Besitos!

    ResponderEliminar