Páginas vistas en total

18.2.14

El hombre se disfrazó de flor para cazar la mariposa, y la cazó




La mariposa revoloteó junto a la rosa, con tan poco tino que se clavó en la espina y allí quedó muerta, con sus alas azul verde oro, bellamente flácidas, caídas sobre las hojas

Cuenta mi antepasado viajero que estuvo en China que paseando escuchó su nombre de una anciana: " Rodolfo ".
No podía creer cómo sabía su nombre esa anciana. Luego telepáticamente habló con mi antepasado transmitiendo no palabras si no sensaciones. "Sígueme" , y atravesando la maleza le llevó a un claro en la selva tropical.
Un templo con pórticos a los cuatro lados, rematado por un tejado de tres pisos en bambú y maleza.
Miré hacia atrás y la anciana había desaparecido, en el templo había un sacerdote con su túnica color azafrán. Me indicó me sentara y en un perfecto español comenzó a narrar una historia: La mariposa es un animal instantáneo inventado por nosotros los chinos. Estos objetos se fabrican, generalmente, de finísimas astillas de bambú que forman el cuerpo y las nervaduras de las alas. Éstas están forradas de papel de arroz muy fino o de seda pura y son decoradas mediante un procedimiento casi desconocido, de la pintura secreta llamada Fen Hua y que consiste en esparcir sutilmente unos polvillos coloreados sobre su superficie formando así los caprichosos diseños visibles en sus alas. En el interior del cuerpo llevan un pedacito de papel de arroz con el ideograma mariposa que tiene poderes mágicos. Los fabricantes de mariposas aseguran que este talismán es el que les permite volar.

Negros nubarrones aparecieron en el cielo, y las primeras gotas levantaron miles de mariposas posadas de entre la hierba . Una de ellas, voló hacia mi, y antes de llegar se convirtió en la anciana que me había llevado a ese lugar.
De nuevo escuché mi nombre: - " Rodolfo " - esta vez, era tu voz la que me hablaba. 
-"Rodolfo, siempre estaré cerca de ti, en esta y en otras vidas que compartamos "
El sacerdote de túnica color azafrán,  que estaba presente y había presenciado el suceso sentenció:  El hombre se disfrazó de flor para cazar la mariposa, y la cazó


2 comentarios:

  1. Así no necesita ni cazamariposas ni nada...
    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Tus cuentos me gustan, ya lo he dicho muchas veces, hoy doblemente por que las mariposas me parecen muy bellas y has hecho que las vea revolotear por todo el texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar