Páginas vistas en total

31.10.13

Café con palmeras de hojaldre y azúcar tostada


Coged, las traje para vosotros


Me fije bien en cada detalle. Los detalles son muy importantes me decía mi abuelo...
Todas las flores de su ventana eran nuevas. Los colores del salón son distintos de cuando reíamos y hacíamos el amor esas noches, todas las noches.
Ya no tenías muebles funcionales, ahora apenas había muebles, pero todos de muy alta calidad y acertado diseño. Todos de color negro con brillo y ese sofá tan blanco .
Ya no había disco, habían desaparecido. Ahora las estanterías contenían libros. Esas cosas  de papel escritas por dentro que contienen el saber de otros
Y sin embargo, aquella fotografía de los dos, junto a la cabaña de la montaña estaba, con el mismo marco y en el mismo lugar de siempre
Vi como preparabas el café a tu gusto y las palmeras de hojaldre y azúcar tostada por encima luego miraste nuestra foto con tristeza

Han pasado cinco años y puedo confirmar que tenías razón, que me querías a rabiar
Regreso... a donde mi cuerpo yace bajo la losa de piedra y dónde vas a llorar tan a menudo


30.10.13

Existen



Mi foto de carnet



He de comunicaos algo importantísimo: los hombres lobos, los vampiros los gnomos, las brujas existen….
Todos son seres imaginarios que nos hicieron sufrir miedos en nuestra infancia.
Las noches son los momentos adecuados para escuchar sus narraciones, la luna nueva; los veranos en corrillos sentados en el borde solitario y oscuro de la carretera, llenas de sombras desafiantes.
Por eso me extrañó lo que me ocurrió aquella tarde, cuando aún el sol brillaba y entraba por la rendija que los cortinones dejaban entre sí.
Era primavera, creo que un 16 de Abril del 2007, lo recuerdo perfectamente, el cumpleaños de María y el mío.
Oí en el rincón de los sofás de lectura, un murmullo, como cuando las señoras se juntan para tomar el té
Me acerque y vi, flotando en el aire, iluminados seis personajes diminutos, del tamaño y forma de una lágrima
Aquello no era posible
Al verme, callaron, uno de ellos levitando, se acercó a mí hasta la altura de mis ojos, bizqueé y nerviosamente comencé a parpadear. La " cosa" regresó veloz con sus compañeros. Se hizo un silencio, luego comencé a escuchar una carcajada contínua, esperpéntica, que cada vez subía más su volumen.
Tapé mis oidos pero las risas atravesaban mis manos
Las "cosas" comenzaron a cambiar el color de su luz, al violeta, luego el rojo, para después como si fueran un semáforo pasar al verde.
Caí al suelo
Ahora, ya se que " las cosas" son los Duendes de la Noche
y me utilizan
Nadie más me recuerda ya, nadie echa en falta mi ausencia
y mi memoria se borró para nacer tan sólo desde ese día en adelante.
Me tienen confinado en una habitación sin ventanas ni puertas durante el día y, sólo durante las noches , aparece una ventana sin cristales ni cortinas, salto por ella y vuelo como ellos
Los Duendes de la Noche, me han encargado robar los sueños de las personas, es como su alimento
Hoy que tengo un poco de  lucidez, os aviso: Por las noches cerrar puertas y ventanas.
Los duendes existen

28.10.13

seda negra humedecida






Aquel temblor del muslo y el diminuto encaje rozado por la yema de los dedos son el mejor recuerdo de unos días conocidos sin prisa, sin hacerse notar igual que amigos tímidos.
 
 Fue la tarde anterior a la tormenta, con truenos en el cielo. Tú apareciste en el jardín, secreta, vestida de otro tiempo con una extravagante manera de mirarme, jugando a ser el viento de un armario la luz en seda negra y medias de cristal tan abrazadas a tus muslos con fuerza con esa oscura fuerza que tuvieron sus dueños en la vida
 
Bajo el color confuso de las flores salvajes inesperadamente me ofreciste tu memoria de labios entreabiertos, seda negra humedecida, unos rojos difíciles y el rayo apenas vislumbrado de la carne, como fuego lunático como llama de almendro donde puse mi mano sin dudarlo
 
Por el jardín el ruido de los últimos pájaros, de las primera gotas en los árboles.
 
Aquel temblor del muslo y el diminuto encaje de vello traspasada su resistencia elástica; vencida por el paso de los años, vuelve a ser verdad, oleaje en el tacto arena humedecida entre las manos, cuando otra vez aquí, de pensamiento me abandono en la desolación de tus ingles
 
y dejo de escribir para llamarte
 
 

27.10.13

Te va a gustar






" tu ausencia " Acrílico 50 x 70 SIN TERMINAR


Confía en mí; haz lo que te digo y no preguntes nada más.

Créeme.   

               Te va a gustar.


26.10.13

la mirada


hablan más los ojos que cien palabras  de los labios


Hoy es sábado, acabas de bajar a por un poco para picar algo de comer y bebida. 
Escucho la música suave que tienes puesta. 
Me levanto, miro las fotografías que tienes: con tus amigas, en la playa, una con un paraguas colorista, otra con tus amigas de siempre
Me fijo en un libro encuadernado con papel de periódico. Le abro:¡ Es tu diario!.
Se que no se hace, que nadie lo hace si no tiene ocasión y que la curiosidad nos vence como le ocurrió a Swan.

Busco una fecha determinada, leo:
" Después de cenar vamos mis amigas y yo a tomar una copa a un lugar que acaban de abrir. Pedimos al camarero una copa , es guapo y simpático. Nos trae la bebida. 
Luego risas y voces escandalosas.
En un momento dado me fijo en esa mesa ocupada por tres chicos, me doy cuenta que el de la derecha mantiene la mirada hacia donde yo estoy.
Vuelvo a fijarme y esta vez nuestros ojos se encuentran, y siento una especie de calor, luego un escalofrío, pero no aparto la vista como en otras ocasiones.
No comento nada a mis amigas y regreso a las risas y conversación con ellas, pero  mi mente está en la mesa del chico que me mantiene la mirada.

Me levanto para ir al aseo, no tengo necesidad, pero lo hago por que paso justo delante de él. Me mira, me acompaña con la mirada.
Entro, me miro en el espejo y deseo que por una vez mi pensamiento se haga esta vez realidad. Que ese chico entre al aseo, me coja , me bese y me estruje contra su cuerpo sobre el lavabo o contra la pared más cercana.

Vuelvo a mi sitio, acabo de hacer el amor imaginariamente con ese chico, seguro que alucinaría si le contara la fantasía sexual con él.
Al pasar, me guiña un ojo.
Cinco minutos más tarde el camarero guapo y simpático me trae una tarjeta. No la miro, se que es suya, la guardo, y sonrío. Me lanza un beso con la mano. "

Hola, No he tardado mucho verdad? estaba lleno el supermercado
Y ese guiño, y ahora ese beso que me lanzas..., a qué viene ?
jajajaja, mi diario !! no hagas caso, todo lo que escribo es pura fantasía.
No querida, como nos conocimos ese día en el nuevo lugar de copas, no era fantasía, ni los colores púrpura de tus mejillas al salir de baño, y jamás me alucinas lo suficiente

Ven... 








25.10.13

vencer miedos


pantalones vaqueros ( detalle acrílico )

Algunos viajes nos mueven las cosas de sitio, convierten las avenidas de nuestra ciudad en calles más estrechas y nuestra cocina y dormitorios en estancias más grandes, todo es como si lo estrenáramos y una sensación de complacencia nos invade
Mi abuelo nunca viajó en avión, decía que nunca haría algo así, que es imposible se sustenten en el aire un avión. 
Sospecho, que si pudiera contemplar el deslizarse sobre las nubes, otear las luces que alumbran las cercanías de los aeropuertos por la ventanilla que si mi abuelo se encontrara en esta situación, lloraría de misterio. 


Cualquier extraño con los que he compartido asiento en avión, nunca ha conocido a mi abuelo, aunque puede que se cruzara con él hace ya muchos años en algún punto de mi ciudad. Puedo asegurar que éste, el viajero de aquí al lado, el que observa a las azafatas sumido en la más grande de las confusiones, el que ha regalado todo tipo de consejos sobre el uso del cinturón de seguridad y la mesilla plegable de cada asiento, es algo así como una señora viuda que ha viajado sola por primera vez a París por el mismo motivo que mi padre, en su día, viajó solo a Tenerife: probar que en la vida los miedos enfretándose a ellos, se vencen

PD.:  paseábamos, tú con una mano metida en el bolsillo trasero de mis  vaqueros comiendo pipas de girasol 

24.10.13

agua entre la arena





¡ Qué ingenua la forma de conocernos! , casi de patio de colegio.
Luego, ambos nos abrimos, poco a poco las defensas fueron cayendo. 
Te me colaste muy dentro, como el agua entre la arena, llenando cada resquicio de mi
Todo sucedió de la manera las dulce, poco a poco fuimos creciendo y desbordando mis oquedades,  yo las tuyas, haciéndote cosquillas y parándome en tus heridas y cicatrices; aquellas que no querías sentir dolor por ellas; hurgando en nuestras mentes en cada neurona, cada vez más y más
Ambos alimentábamos el proceso, no puedo negarlo me encantaba susurrarte al oído palabras esdrújulas, mirando extasiado como crecía nuestra rosa
Ahora tengo miedo
Tengo miedo de decepcionarte, de ya no tener rincón alguno que ofrecerte, lugares donde encontrarnos
Me aterra que te desencantes que todo yo sea un fiasco y veas con los ojos serenos que 
desnudo soy, un ser anodino, vulgar,  y que sólo me tenías idealizado
Tengo miedo de no compartir más sueños contigo y termines marchándote para siempre 


23.10.13

pájaro y árbol





Fue tan tonto el encuentro, tan impensado que ni tú ni yo recordamos quién comenzó a enviar al otro primero tímidos emails que pronto terminaron por ser diarios.
Pasamos a cartas.  Me encantó conocer tu letra y cómo te torcías en los renglones
Terminamos enviándonos paquetes por cualquier motivo. Cajas llenas de las cosas más disparatadas y locas  que comprábamos sólo por pensar la cara de sorpresa  que pondríamos al abrirlas 

No cabe duda que estábamos hechos el uno para el otro
Hasta que el destino nos jugó una mala pasada: nos mandó a lugares muy alejados uno del otro.
Tú sabes que soy un frondoso Arce, mi árbol zodiacal aries y que tengo profundas raíces bajo mis pies. Y que tú, querida, portas hermosas plumas que te otorgan libertad
Quiero creer que como todos las aves, antes o después regresarás para construir tu nido


22.10.13

lágrimas de cebolla


Dibujo terminado hoy:  " LEDA "   tintas y toques blancos de acrílico. 50 x 70 ctms



Nadie sabe que pinté tu perfil en cada una de las sábanas de mi cama
Te prometí reventar juntos todos los charcos los días de lluvia, tumbarnos sobre la hierba
y ver las figuras que hacen las nubes. " ¿ A que parece que los árboles se van a caer sobre nosotros  ? " me decías siempre.
Luego aquel día de sincerarse.  Ahora siempre cocino con cebolla, no me gusta que nadie
descubra lo vulnerable que puedo ser. Así mientras pico cebolla tengo la excusa perfecta
para que nadie relacione mis lágrimas contigo



21.10.13

Gracias




Dibujo a tintas " Al completo ", hecho hoy


Gracias por darme cobijo dentro de tu jersey
por compartirte y dejarme ser tu amigo
Tus jersey son siempre dos plazas
si hay voluntad para ello

20.10.13

¡ Inventemos una historia !



Parlamento de Budapest desde El Bastión de los Pescadores



Ocurrió en Budapest, lo he silenciado por que tenía miedo no me creyerais 
Fue el segundo día de estancia al despertar.  Estaba delante mío, en mi sueño
¡ Inventemos una historia ! Con puntos y con comas; con mayúsculas al principio y con un espacio entre cada palabra. Olvidémonos de la goma de borrar errores, no hay necesidad, utilicemos tinta negra y azul. 

Hagamos una vida a través de letras. Hagamos una historia de las historias de nuestras vidas,  hagamos que a cada palabra escrita un poco de ti y poco de mí se vayan quedando.

Inventemos una historia, me dijo mientras veía aquella rosa azul entre sus manos, y por vestimenta el sayal de tela de saco que calaba por entre sus espacios de aire, su desnudo cuerpo 
¡ Y aquel punto rojo por corazón !.
¿Empezamos ya?  dijo todavía con la duda en la boca.  No la contesté nada. 

A la mañana siguiente en el desayuno insinué al camarero el sueño que había tenido la noche anterior

El camarero, soltó estrepitosamente los cubiertos con que me servía, y sólo balbuceó: "¡  Ha ocurrido de nuevo ...!

19.10.13

Frío en los pies



" Azul" ( Frío en los pies ) Dibujo a tinta china año 2010


Despertamos la ropa arrugada y tan fría que , como si hubiera pasado toda la vida en un frigorífico
El cuello de la chica permanecía caliente pero sus pies desnudos, estaban helados de toda la noche. 
En la cercana estación un tren hacía la primera parada de la mañana, aquel chillido de frenos no molestaba su plácido sueño. Me acerqué a la ventana, recompuse como pude mis ropas y mi aspecto: La chica seguía tendida sobre su espalda esta vez con los ojos entreabiertos. 
Cogí sus pies amoratados y los coloqué bajo mi abrigo. El olor a tierra se colaba por el hueco del cristal 
Luego la chica me contó una historia que mucha gente desconoce: En las  noches  frías sin luna, algunos erizos descubren que si se juntan tienen menos frío. 
Se acercan cada vez más, pero son erizos y se pinchan unos a otros. Heridos y asustados, se apartan.  Luego se lamentan cuando se alejan, por esa pérdida de calor, pero al mismo tiempo, tienen un irracional miedo a dañarse. 
Pasado un tiempo y vencido el miedo, vuelven a juntarse y se pinchan de nuevo. 
Así permanecen durante algún tiempo... hasta que descubren una distancia que les permite darse ese calor sin necesidad de herirse .


18.10.13

gatos





pies de gata

Cada día parece que hay un gato  nuevo en el jardín.  Hoy salgo a tomar el café por la mañana y hay cuatro acurrucados junto a la hortensia.  Acaba de llover y están empapados.  El más pequeño se acerca maullando. 

Hoy  no vengo sola, no lo pude evitar, estaba en el carretera desorientado,  cuando baje solo lo tome y subí con él,  ahora duerme ,  ha comido y parece estar cansado yo también lo estoy, te he llamado pero  no a la hora que me has dicho,  a esa hora estaba en la calle, con un gato entre los brazos, te llame para contarte,  pero no estabas,  que tengas buena tarde, no olvides sonreír

Se sube a la mesa de granito y desde la esquina me mira con esos ojos amarillos y fríos. 
Esos ojos que me recuerdan a los de las rapaces; que miran, sólo miran, pero no parecen transmitir nada.
Como la mayoría de los gatos si ha venido es porque quiere algo. Supongo que tiene hambre, o frío, o ambas cosas. Acerco la mano para acariciarle. Presupongo que debe estar acostumbrado a los humanos. Me gustan los gatos, su tacto, como a la mayoría de la gente.  Cuando estoy a unos veinte centímetros me bufa, salta al suelo y sale corriendo. Lo dicho, es un gato. 

Y los gatos son un poco como las personas, o las personas como los gatos, no sé... Quieren algo, buscan algo, necesitan algo pero raramente estan dispuestos a dar nada a cambio. 
¡ Ha sonado de nuevo la alarma de la casa !

Es viernes... y eso

17.10.13

Desde tu azotea


" Amaia " ( Marina Francisco), SIN TERMINAR
La paloma aparecerá en cualquier momento y tendré que pintarla





Una puñetera paloma me mira desde la azotea del edificio de enfrente. 
Sabe que no es querida y por eso ha decidido alzar el vuelo. Nada me preocupa 
Tengo la sensación de que every thing is gonna be alright.

La paloma ha vuelto. 
Salta la muy mamona de un lado a otro. Pero no se va. Picotea un papel, se le lleva, se esconde detrás de ropa tenida. Se asoma, se queda quieta, en el punto más alto, observándolo todo. Parece no haber nada interesante alrededor. Nada digno de ser mirado. La paloma ha volado.
Nada merece la pena ?.  Todo pasa, se deshace.  Todo fluye.  Todo desaparece en algún momento.

Ha vuelto la paloma. Camina sobre las tejas.  Se sube a la barandilla de la azotea, después a una de las chimeneas. Cada vez sube más alto. Cada vez tiene un mayor campo de visión, 
pero nunca es suficiente

16.10.13

Fobia, miedos y soledades



Legajo manuscrito con historial de guerra de mi antepasado





Athazagorafobia: Miedo irracional a olvidar, a ser olvidado, ignorado o substituido.

¿De qué valió a mi bisabuelo ganar dos medallas con distintivo rojo, en diferentes escaramuzas
durante las llamadas Guerras Carlistas españolas?











Mi madre conservaba la documentación, yo en este momento soy el testaferro familiar. Conservo toda la documentación de la familia desde cuatro generaciones atrás. Cartillas militares, de racionamiento, documento de compra de viviendas, partidas de nacimientos y otros documentos familiares desde hace 150 años
Papeles, legajos que testimonian ilusiones, pequeñas grandezas y algunas alegrías.
Vidas 
Vidas que son  tronco de la que soy rama y de la  hoy parten nuevas ramas que algún día se preguntarán si fui algo más que un documento de propiedad, unas partidas de nacimiento 
o un testamento. Quizás mis descendientes en un déjà-vu me piensen alguna vez y acierten

Alba miraba a través de la ventana, El otoño todo lo coloreaba. 
 Estaba frente a mi. Nos separaba una mesa. Los dos estábamos en silencio. 
 ¿Qué es de tu vida? te pregunté, para romper ese angustioso silencio. Alba me respondía con una sonrisa. No tenía ganas de hablar, sólo quería verme y no estropear ese momento.
Rompiste el silencio: ¿Por qué estamos aquí después de tanto tiempo?
Tengo miedo a acabar de no existir, te dije, como cuando éramos pequeños y yo me escondía y no me encontrabas porque ni siquiera me buscabas. 
La diferencia de antes y ahora, es que ya no juego.  Nervioso hacía trocitos la servilleta de papel   hasta hacerla añicos.
Te gusta romper las cosas, ¿verdad?, luego, se levantó de la mesa y abrió la ventana. Todos los pedazos de papel volaban.  Ahora están libres esos papeles, quizás se vuelvan a encontrar algún día, y si no es así, sabrán vivir el uno sin el otro.  

Miré el camarero y levanté la mano: La cuenta, por favor