Páginas vistas en total

29.6.13

La torre de la cautiva



Detalle techo de " La Alhambra de Granada "


Eran las cinco en punto de la tarde. Estaba  balcón central de la torre de la Cautiva de la Alhambra de Granada A mis pies la ciudad. Frente a mi el Sacro Monte, barrio gitano .
Visité la Alhambra para ver desde ella los más hermosos atardeceres del mundo.
La Alhambra fue pensada como fortaleza, luego con el paso de los años, se fue transformando en el más bello palacio Nazarí. Austera por fuera, deslumbrante y delicada por su interior.
Comencé mi visita por la Sala de Embajadores con más turistas. Luego abandoné el grupo, y proseguí por mi cuenta por sus jardines. Tomillo, romero, hierbabuena, y sonido de agua. Los musulmanes habían plasmado aquí su ideal del Paraíso.
Llegué a una gran sala: la Torre de la Cautiva o también llamada Sala de Sultanas. Su refinamiento  exquisito: mármoles, estucos, mocárabes, yeserías. Frisos de azulejos de una geometría perfecta.
Todo invitaba al relax, al éxtasis y el placer de los sentidos. Contemplaba la ciudad, cuando percibí cómo una ráfaga de aire fresco me envolvía. Sentí sobre mi espalda una mirada fija. Me giré y la vi: Ojos increíblemente bellos, pelo suelto sobre sus hombros. Era joven, con el esplendor y madurez de su cuerpo.


Vestía una túnica transparente, que dejaba al descubierto más que ocultaba.
Eran las cinco en punto de la tarde. Me tendió la mano y me dijo " Ven…"

Me llevó por la hasta ahora disimulada puerta entre los azulejos del zócalo que,cerró nada más pasar.
Ascendimos por una muy empinada escalera oscura, hasta un piso superior; justo encima de la sala de Sultanas. Espaciosa, sin ventana alguna; sólo unos taladros en la bóveda en forma de estrellas que proyectaban su luz, sobre un suelo cuajado de cojines multicolores.

Mis ojos se acostumbraron a la penumbra todo era sensual en la estancia. Nos arrodillamos a escasos centímetros el uno del otro, ella dejó caer su túnica al suelo, cogió mi mano y la llevó a su pecho joven, suave, cálido y palpitante. Sin dejar de mirame a los ojos me dijo "Tómame..."


Abrazos, gemidos, besos deseados; caímos sobre el mullido suelo para una entrega sin egoísmo,  espada en vaina. Creí  sentir que levitábamos cuando llegamos al éxtasis en un orgasmos conjunto.


Nueve citas, todas a las cinco de la tarde. Nueve citas como las nueves capas del techo de la sala de sultanas, imitando la bóveda celeste. Nueve citas como los paraísos que su religión promete.

Hoy era la décima cita, faltaban unos minutos para las cinco de la tarde y esperaba

Oí primero un murmullo, luego un grupo de japoneses con un guía español, en perfecto inglés, les narraba sobre La Alhambra: " En lo alto de la Torre del Homenaje hay un texto que dice: Dale limosna mujer que no hay mayor pena en este mundo que ser ciego en Granada"  Luego, llegaron a la sala de la Cautiva, comentó señalando la dulzura de cada detalles, para luego contarles:…" Y entre estas piedras se encuentra el fantasma de una joven y bella sultana que murió sin poder consumar su matrimonio con su amado, ya que el mismo día de su boda, partió a luchar contra los cristianos, perdiendo en batalla su vida.


Cuenta la leyenda que sus gemidos de amor son perfectamente escuchados a través de estos fuertes muros.

¡ Jajaja rió el guía… seguro que colmaría de delicias a cualquier joven que se la encontrara Jajaja   !

28.6.13

No soy guapa


 chica " no guapa "


Se acercó y me dijo: "Llevo un tiempo observándote, creo me gustas. No soy guapa, soy intelectual, toco el arpa y pinto, hoy me he atrevido, nunca lo hago pero voy a pedirte que pases una noche conmigo.
Luego en su cama pregunté:- ¿Es la primera vez que estás con un marinero?
- Es la primera vez que estoy con un hombre -respondió.

Atenazándome con sus brazos, me oprimió contra su pecho, puro abrazo de soledad.
- No vuelvas a decir que no eres guapa: eres la mujer más hermosa del mundo ¿me oyes?
- ¡Calla! -se rió.
Nos quedamos dormidos.

A la mañana siguiente me desperté, ella ya se había ido.
Había una nota:" desayuna, en la nevera veras lo necesario, luego, cuando salgas, cerciónate que apagas las luces y la puerta queda cerrada.
PD.: Si oyes ruidos es mi gato, que entra y sale cuando quiere"


Mi barco no zarpaba hasta tres días después. Me pasé a primera hora de la tarde y la dejé por debajo de la puerta una nota: Estaré tres días en el mismo lugar donde nos encotramos, a las 24,00 horas. Ven


Jamás he visto una chica  como ella " su no soy guapa " era ridículo. Sigo esperándola
la belleza no es cosa de guapura física, recuérdalo






El lunes dejaré (posiblemente) una quincena de escribir, donde voy seguramente no haya conexión a internet.
Os echare de menos



27.6.13

El Pájaro de fuego


Icaro, Acrílico 





Más allá de las montañas brumosas donde se fabrica la lluviaAl otro lado de los profundos y revueltos mares, de oscuras aguas negras como los pensamientos de los Les Chi, (espíritus malignos); vivía un rey que tenia un huerto. 
Era la niña de sus ojos, cada mañana con su azada mullía la tierra, quitaba las hierbas malas, y admiraba su primicia: El manzano del centro , el que daba como fruto manzanas de oro. 


Cada día contaba los frutos que crecían en él. Y algunos días notaba que le faltaba una manzana de oro. Puso guardias alabarderos que con antorchas vigilaban en las noches su preciado fruto pero no dio resultado. Hasta que un día puso de vigía a Iván, su mozo de cuadra, valiente y generoso muchacho, que siempre había servido con eficacia a su rey. 
Esa noche, cuando la niebla se abría camino entre las hortalizas y los árboles, Iván vio descender unas llamas iridiscentes desde el cielo, entre chisporroteos de colores que parecían cohetes en la noche de San Juan. 


Iván quedo asombrado de la belleza del Pájaro de fuego. No se atrevió a molestarle contemplando su belleza. Largas plumas como las del pájaro quetzal le cubrían: el Creador se había tomado con él, una licencia para asombrar a los humanos. 
Vio como el pájaro de fuego, tomo con sus garras una de las manzanas de oro, la picoteó para saborear su néctar , levanto el vuelo 
Iván, solo pensaba como justificar ante su rey su incumplimiento de protección del manzano. 
El rey escuchó sereno las explicaciones que Iván le daba; y tras unos minutos de reflexión dijo:Iván, tráeme ese Pájaro de Fuego. 
Iván tomo el mejor caballo negro, para ser confundido con las sombras de la noche,  y se dispuso ir en busca de su objetivo. 
En su caminar , y antes de llegar al bosque, justo en su límite, como guardián se le apareció de entre unos matojos un gran lobo gris, que le dijo: Te ayudaré a traer a tu rey al Pájaro de Fuego. El gran lobo gris le dijo: Prepara una mezcla de cerveza, pan y queso y déjala entre las ramas del manzano de las manzanas de oro. Y así lo hizo 
Esa noche, Iván y el lobo escondidos vieron como el Pájaro de Fuego descendía entre resplandores de colores. Se posó en unas de las ramas , y cuando iba a hacer presa una manzana de oro, olió al viento, y se dirigió hacia la mezcla que Iván había preparado. La probó, y fue tan de su agrado que allí mismo deglutió todo lo puesto. 
Eructo e hizo intentos de levantar el vuelo; pero fue incapaz de conseguirlo, estaba tan pesado que en vez de volar, se desplomó al suelo. Iván tomó el pájaro de fuego, y con mimo le metió en un zurrón. 


A la mañana siguiente en presencia del rey, se le ofreció como regalo. 
El rey, desde entonces le mantiene como su tesoro mas preciado es más una vez a la semana le provee de una manzana de oro. 
Insaciable el rey, le propuso ir a por una princesa de un reino lejano más allá de donde el sol se pone cada tarde. Había oído hablar de su extrema belleza y de propuso: Iván, tráeme a la princesa para mí, y te recompensaré con lo que me pidas. Iván partió, y esta vez, en vez de a caballo, cabalgo a lomos de su ya inseparable amigo el lobo gris. 
Alquiló una barca de dos palos, ligera y segura. Los vientos le acompañaron y llegaron al reino en el que el sol duerme todas las noches, y se dirigió al castillo de la princesa hermosa: Yelena no era bella, era hermoseaseis 
el sol se repartía por cada cabello resplandeciendo, el cielo había copiado el color de sus ojos, la nieve envidiaba la pureza y blancura de su piel, y su sonrisa ayyyyyy..¡¡¡ su sonrisa enamoraba a todo el que la miraba. E Iván se enamoró Y Yelena que no podía ser menos...se enamoró de Iván. 
Iván se dio cuenta que no podía regresar a su país, con Helena, ya que el rey la querría para él, y se lo contó al lobo gris  
¡¡¡ que infeliz soy lobo ¡¡¡¡¡ encontré mi manzana de oro en Yelena y ella me encontró a mi, pero mi rey y señor me robara mi único tesoro ¡¡¡¡ 
No te preocupes Iván , le dijo su amigo el lobo gris. Déjalo de mi mano 
así, sobre el seguro lomo del lobo gris, regresaron hasta llegar a las fronteras de su reino 
Entonces el lobo gris adquirió la imagen de Yelena y de la mano de Iván, se presentaron ante el rey, que maravilló de la belleza increíble de la princesa. 


El rey en su locura, la tomó por la cintura y la besó en los labios Pero el rey , primero sintió humedad fresca en el beso, luego, vio el hocico del lobo gris entre sus labios. El susto fue tan grande, que el reino rabió y murió del disgusto
Y así fue como Yelena e Iván se hicieron con el reino y ante el júbilo de sus súbditos fueron proclamados reyes, hasta que la muerte les separe. En agradecimiento, Iván se fue a ver al Pájaro de Fuego

Iván comprendió el motivo de su tristeza, y agradecido por haber sido el inicio de su propia felicidad, dio libertad al pájaro de fuego. 
Desde la ventana en el atardecer de su país, Iván y Yelena contemplaron como el Pájaro de Fuego iba floreciendo en su colorido, hasta ser la envidia del arco iris, que en lontananza contemplaba la escena. :-)

26.6.13

El gato inmortal


Dibujo a Tintas chinas-  " joven con gato"


Come writers and critics
Who prophesize with your pen
And keep your eyes wide
The chance won't come again
And don't speak too soon
For the wheel's still in spin


Esta mañana tuve un momento de melancolía, me subí al tejado de mi casa, desde allí venía mi mundo desde desde lo altoPasado un rato subió Cola, tu gato azul  se sentó a mi lado
Transcurridos unos instantes de silencio, me miró y dijo: Te voy a contar algo sobre mis antepasados


"-Durante el siglo XVII, en una isla de Japón en la época de los señores feudales, existía un templo venido a menos, con serios problemas económicos. 
El sacerdote del templo siendo muy pobre, compartía la escasa comida que tenía con su gato. 
Un día, un señor feudal, hombre de gran fortuna e importancia fue sorprendido por una tormenta mientras cazaba y se refugió bajo un gran árbol cercano al templo. 
Mientras esperaba a que amainara la tormenta, el hombre vio que un gato azul, le hacía señas para que se acercara a la puerta del templo. 
Tal fue su asombro que dejó el refugio que le ofrecía el árbol y se fue hasta el templo. 
En ese momento, un rayo cayó sobre el árbol que le había dado cobijo.


El hombre rico agradecido financió las reparaciones del templo y éste prosperó.
La Diosa del Bosque concedió el gran honor de la inmortalidad al gato azul
Y ahora, camina por las ciudades muy despacio pegado a las paredes y cuando escucha débiles maullidos de gatitos llorando de frío y hambre, los mira, olfatea y agarra con delicadeza a uno de ellos y se lo lleva.
Camina con el pequeño gato en la boca y lo deja en la puerta de una casa. Se esconde y espera. El bebé gato llora con poca fuerza porque está debilitado, triste y asustado.
Cuando pasa alguien que se detiene y levanta al chiquitito, lo arropa y le habla con dulzura y el gato azul le ve en la cara y en los ojos que puede dar amor y protección, entonces sale de su escondite y su pelaje va convirtiéndose a un color azul celeste tan claro y diáfano que se desvanece en el aire y desaparece.-"


¡ Cola, le dije: deja de contar tonterías !, ¿ Cómo va a ser un gato azul inmortal ?
Pues, de la misma manera que un gato como yo puede hablar.  Todo es posible si nuestra mente así lo desea