Páginas vistas en total

26.12.13

Mi primer segundo después de..



Siempre había oído que toda tu vida pasa ante tus ojos el segundo antes de morir
Para empezar ese segundo no es un segundo en absoluto
Se hace algo inmenso como un océano de tiempo.
En mi caso aparecía yo tumbado en Gredos, sobre la pradera  mirando en la noche la lluvia de estrellas de San Lorenzo. O las hojas amarillas de los arces que franqueaban mi calle, o las manos de mi abuela con su marchita piel que parecía papel. O la primera vez que contemplé un Porche 911 de mi tío Tony. Y mi dulce Susana con traje de primera comunión, y Daniel vestido de policía montada del Canadá, y Javier victorioso jugando baloncesto. Y mis queridas amigas de este blog: Las que me leen, y han estado junto a mi siempre.
Supongo que podría estar bastante cabreado con lo que me acaba de pasar, pero cuesta seguir enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo. A veces siento como si la contemplara toda a la vez y me abruma. Mi corazón de hincha como un globo que está a punto de estallar. Pero recuerdo que debo relajarme y no aferrarme demasiado a la vida, y entonces fluye a través de mi, como la lluvia; y no siento otra cosa que gratitud por cada instante de mi vulgar e insignificante vida.
No tenéis ni idea de lo que os hablo, pero no os preocupéis, algún día la tendrá


3 comentarios:

  1. Relájate y no te hinches demasiado que luego el corazón se acelera...
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Lo que sea que haya ocurrido... aspira hondo y exhala, (no te hinches como un globo que no vale explotar)... surca el aire con los pensamientos positivos, y si te animas, caza este beso al vuelo, es incondicional.

    ResponderEliminar
  3. Se me ocurre pensar que tener abierto este blog y publicar con frecuencia te permite renacer o resurgir, cuando ya pensabas que no tendrías tantas emociones en parte algo interesantes?? podría ser? bueno... en todo caso, ya me enteraré.

    un abrazo y feliz 2014

    ResponderEliminar