Páginas vistas en total

4.10.13

Quemarse


" El vuelo de Ícaro", dibujo a tinta china año 2011


Estabas sentada junto al borde de la playa, viendo amanecer.
Sola, leías las formas que las nubes hacían mientras se peleaban con el sol por reinar aquella mañana.
Deseabas susurros en la boca. Besos en los ojos. Miradas en la nariz y caricias por todo el cuerpo.

Ícaro, acababa de escapar del laberinto dejando con tres cuartas de narices al Minotauro

Plegué mis alas y... 
La primera vez que te vi estabas tumbada en la playa, con un biquini azul turquesa, unas gafas de sol y " El Principito"  en la mano dialogando con " la rosa".


No te miré directamente cuando me acerqué, si sonreí en ese corto espacio de tiempo de un cruce de miradas
Tú paseabas tus ojos cristalinos por el cuento que yo te escribía en ese momento en tu cabeza
Me observabas. Te soñaba

Te dije: -Monta, que te llevo al sol.
Tú pausada como siempre, sacaste tu mejor sonrisa y con un tono amable pero firme me contestaste : -Te quemarás; quien juega con fuego se acaba quemando.

-No pensaba ir de día.
Tú agarrándote a mi cintura dijiste: Me arriesgo a quemarnos juntos





4 comentarios:

  1. Y aguantarán tus alas???
    Besos!! :))

    ResponderEliminar
  2. Y es que a veces hay muchas ganas de quemarse...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Hay que quemarse las alas de vez en cuando para sentir la emoción de hacer algo arriesgado y diferente. Bien por ellos que se arriesgaron.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. mooooooooolas.... tú, tus textos y tus fotos...... : D

    ResponderEliminar