Páginas vistas en total

5.10.13

Entre libros y princesas


Preciosa librería Lello en Oporto, con dueños ANTIPATICOS




 Aquella pequeña librería al norte de la ciudad fue el lugar en que coincidimos; estilosa, risueña, con una cola de caballo que colgaba a lo largo de tu espalda,  falda escocesa y camisa cuidadosamente desabrochada en el lugar adecuado 
-¿Cómo te llamas? - te pregunté desde el otro lado del estante de los libros donde tú estabas.
-¿Qué importa mi nombre? - me contestaste sin pensarlo. 
-Veamos: juguemos a que no tenemos nombres.  A que estamos aquí y ahora, todo el resto no importa. 
No importa quién seamos ni de donde vengamos. Ni cuantos años tenemos ni a qué nos dedicamos.
Quitaste un puñado de libros intentando mirarme mejor. 
-Pero eso no sería real.¡ Estás loco!. 
- Sin querer con un movimiento involuntario tiraste la pila que tenías cerca, al suelo y mientras yo me movía hacia la derecha, tú me seguías  correteando por el pasillo. 
-Está bien, entonces soy un fantasma. - y me escondí debajo de una mesa repleta de libros
-¿Un fantasma? ¿Y qué es un fantasma? - te diste la vuelta y empezaste a bailar al compás una canción que canturreabas
-Un fantasma...? Un fantasma es una fotografía borrosa. Es como un instante de dolor, quizás. un sentimiento suspendido en el tiempo. O algo muerto que parece, por instantes, vivo aún;  te dije saliendo de golpe de debajo de mi escondite y asustándote como un lobo.
Saliste despavorida gritando y corriendo entre los libros y los viejos periódicos que estaban revolucionados por el suelo y las mesas.
Te cacé y rodeé entre mis brazos. 
-Me dan miedo los fantasmas. 
Te besé. Tus labios eran tiernos y jugosos y tu pelo era suave como tu piel de color canela. 
-Y a mi las princesas.


3 comentarios:

  1. Todos los libros escondes personajes ficiticios, que en parte, son como fantasmas entre príncipes y princesas, con sus respectivas historias de amor.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Cómo puede ser que una librería tan preciosísima tenga unos dueños antipáticos?? eso debería ser pecado :)
    Me gusta lo de no tener nombres, ni pasado, ni futuro... disfrutar instantes y si es entre fantasmas, princesas, principitos, dragones y alfombras voladoras mucho mejor.
    Un beso folosofal!!

    ResponderEliminar
  3. Qué tierna historia, ambientada en un mágico lugar.... Entre tantos libros: cuántas historias, cuántos fantasmas, cuántas princesas, cuántos seres de ensueños habitarán en una librería! (excepto los dueños antipáticos, pero seguro ellos también escaparon de algún cuento.)
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar