Páginas vistas en total

31.10.13

Café con palmeras de hojaldre y azúcar tostada


Coged, las traje para vosotros


Me fije bien en cada detalle. Los detalles son muy importantes me decía mi abuelo...
Todas las flores de su ventana eran nuevas. Los colores del salón son distintos de cuando reíamos y hacíamos el amor esas noches, todas las noches.
Ya no tenías muebles funcionales, ahora apenas había muebles, pero todos de muy alta calidad y acertado diseño. Todos de color negro con brillo y ese sofá tan blanco .
Ya no había disco, habían desaparecido. Ahora las estanterías contenían libros. Esas cosas  de papel escritas por dentro que contienen el saber de otros
Y sin embargo, aquella fotografía de los dos, junto a la cabaña de la montaña estaba, con el mismo marco y en el mismo lugar de siempre
Vi como preparabas el café a tu gusto y las palmeras de hojaldre y azúcar tostada por encima luego miraste nuestra foto con tristeza

Han pasado cinco años y puedo confirmar que tenías razón, que me querías a rabiar
Regreso... a donde mi cuerpo yace bajo la losa de piedra y dónde vas a llorar tan a menudo


2 comentarios:

  1. Ha llegado hasta aquí ese dulce olor y claro, tenia que veniar a tomar una de esas ricas palmeritas !me encantan!.
    Mañana desde Sevilla llegan dos regalos muy esperados, ya lo veras, ya.!que emoción!
    Besos Rodolfo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre, a pesar de lo que sea, nos quedarán las palmeras y lo que evocan.
    Besito azucarado pero no mucho, hasta empalagar, nunca.

    ResponderEliminar