Páginas vistas en total

1.9.13

La Princesa Eugenia encontró su guisante


" Princesa buscando el guisante bajo el  colchón "
- Tintas - hecho hoy





Esa primavera no había llovido en toda la regiónYa era el segundo año que las cosechas daba El alcalde reunió a toda la población 
Vecinos, la ira de Dios nos castiga con la hambruna que se nos avecina
No tenemos más remedio que hacer lo que hicieron nuestros padres, abuelos y todos los que nos antecedieron.
Elegiremos de entre nosotros a la joven que siendo hermosa además sea virgen, y soltera ( por supuesto las casadas no, tienen obligaciones familiares)
Eugenia !!! Eugenia !! gritó el vecindario
Eugenia fue la elegida, la verdad es que posiblemente ya sólo ella reunía las condiciones necesarias
Y Eugenia fue llevada en cortejo

¡Ya viene el cortejo! Ya se oyen los claros clarines.
La espada se anuncia con vivo reflejo;
ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines...


Eugenia al atardecer, cuando las sombras reptan por las rocas  ( cursi eh?, pues puedo superarlo) es dejada atada a la estaca ceremonial frente a la cueva.
Luego sus vecinos regresan al pueblo cantando. 
Les espera una borrachera colectiva y una bacanal que se recordará en años
De la cueva, Eugenia ve el brillo centelleante de unos ojos, después un olor a azufre , todo lo infecta
Una bestia gigantesca se planta delante de ella
Eugenia grita. ¡ Pídeme lo que sea, lo que seeeaaaa, joder, pero no me mates!
El dragón eructa y deja un espeso olor a ajo y a mala digestión
¿Tienes algún antiácido: Almax, bicarbonato...lo que sea?
Eugenia promete resolver su molestia. luego es desatada por el dragón
Regresa al pueblo



El espectáculo que ve es abochornante para una joven virgen como es ella, todos borrachos, desnudos , mezclados entre sí, como en la última escena de " El Perfume"
Va al almacén y se hace con todas las existencias de bicarbonato sódico, y un carro lleno de Pepinos, tomates y lechugas de la huerta española ( las mejores hortalizas del mundo mundial )
Pero antes, las baña generosamente con arsénico
Cuando Eugenia llega a la cueva, grita para que salga es dragón:EEEHHHHHHHH DRAGÓOOOON
Primero un eructo de ajo, luego otro a vinagre para terminar con varias fétidas y ruidosas ventosidades.

Tomad es para vos. Y el dragón se pone hasta la cejas de bicarbonato y verduritas frescas
Bueno, el final del dragón ya imagínais cuál es, pero el de Eugenia...?
Eugenia cae agotada de cansancio
A media noche llega un príncipe que la besa y la maravilla
Luego, ambos se van a su país azul donde todo es azul y los dragones azules son buenos

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado

3 comentarios:

  1. jajaja un poco surrealista y cursi te veo hoy :)
    El príncipe era azul, pitufo o índigo??
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Que tomaste hoy para desayunar? jajajaja, que no nos falten cuentos azules.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si regalásemos sobres de antiácidos, medio alcalino, quizá el humor de la población en general sería más agradable y menos áspero... buena propuesta y un gran dibujo :))

    un abrazo

    ResponderEliminar