Páginas vistas en total

6.9.13

Ave del sur


" Sueños de niña "
Tintas , terminado hoy


Mis manos están abiertas hacia esta ave que vuela,
Tiene olfato sensible. Conoce Bien la ruta

Sabe como llegar.
Miro océanos,contemplo desde lo alto
 al mundo. Regreso temerosa…
Le extendí la mano

El ave conocida se acerco, Impregnada en ella, su perfume melancolía
Nos reconocimos...


Soy el ave que disfruta en el aire, volando, dejándome llevar. Otras aves
me dicen que baje, que en tierra hay comida en abundancia, pero yo
prefiero mecerme en invisibles manos que me soportan arriba, cerca de las nubes.

Un día vi sobre el mar un brillo de colores. Descendí.  Era la criatura más bella
con la que me cruce. Era un hermoso pez dorado, de ojos de cielo que curioso
se había sorprendido de mi vuelo y ascendió a la superficie.
Durante muchos días volaba puntual a la cita con ese hermoso pez, hasta que
una tarde descendí hasta posarme en las aguas. El ser hermoso también se atrevió
a sacar su cabeza a la superficie

Durante semanas, meses, estuve flotando en el mismo punto, siempre a la espera
del ser especial, hasta que uno, dos...tres días sin venir, me preocupó. Metí la cabeza
bajo el agua, y el punto de luz de colorines, me veía, estaba abajo, muy abajo mío
¿ Por qué no subes ?
Me cansé de estar arriba, contestó
De tan desconcertado que me dejó, quede deprimido dos días, sin moverme del sitio.
Cuando me convencí que jamás regresaría, decidí ir con los míos, volar con ellos
y comer como ellos en tierra.
Pero después de tanto tiempo, por más que agitaba las alas, no me elevaba, no tenía fuerzas, ni sabía moverlas bien. 
Me dije: depender de esta manera de otro ser,  puede llevar a dejar de ser uno mismo

4 comentarios:

  1. Que verdad es lo que dices en tu relato, las dependencias no suelen ser nunca positivas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, la reflexión es correcta pero... o yo estoy muy sensible,que puede ser, o me ha parecido muy triste :(
    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:42

    del Norte o den Centro o del Sur...
    todas suelen emigrar, menos algunas.
    !qué preciosidad!
    siempre en el mismo punto-siempre a la espera-
    nos reconocimos
    era evidente.
    No pude coger tu mano-
    estaba muy alta-
    yo ya no quiero subir......ni para mecerme en las nubes.
    porque sé que si subo !no volveré a volar!
    aunque sabría como llegar.
    Importante la reflexión final.
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno. Estar en continuo movimiento, arriba y abajo, permite desviarse o distanciarse de aquello que nos puedo afectar o romper hasta complicarnos mucho el día a día. Dibujas con mucha pasión.

    un abrazo

    ResponderEliminar