Páginas vistas en total

19.8.13

Una raya tejida por cada falta


" Dama de la cebolla " Acrílico SIN TERMINAR


Un beso en los párpados me hizo despertar
Era ella, su lengua recorrió mi cuello, 
luego todo el cuerpo, piel sobre piel;  
mis manos  ciñendo  su espalda, sentí la mirada inalterable, la boca seca 
¿Qué hora es? pregunté.
Demasiado tarde, contestó ella, y se recostó a mi lado
Permanecimos inmóviles mirando la lámpara de la mesita de noche, con la barca que da vueltas en su pantalla
¿ Funcionas aún dije ? rompiendo el silencio 
Creo que si, ¿ Quieres probarme ?
Y nos metimos de lleno en la comprobación

Temblaba con un ruido ronroneante, su mirada vidriosa estaba a punto de romperse.
Su cuerpo se contorsionaba sin espasmos bajo mi peso
" Siento que ya no.." sentencié
Ella se puso triste, encendí un cigarrillo, nos miramos con miedo, y nos abrazamos

Se levantó dejando su perfume en las sábanas cerró la puerta al salir 
Fui tras ella, y sin que me viera observé su nuca
Ahí estaba su código de barras y su fecha de caducidad ya cumplida.

Todo caduca, me dije 




3 comentarios:

  1. Que no... que no todo caduca!!
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  2. A determinada edad parece que se siente añoranza de la juventud pero realmente solo es aceptación y constatación de que uno está a gusto con lo que puede y tiene... que al final, siempre es suficiente.

    un abrazo :))

    ResponderEliminar
  3. Magnífico relato, Rodolfo.

    La respuesta de Teresa también es encantadora.

    ResponderEliminar