Páginas vistas en total

6.8.13

La chica de uva




Fue la noche anterior a la tormenta, con ese olor a ozono que todo lo impregna
Como una botella de vino ella se dejó destapar
Un contenido de sabor azucarado
Un cuerpo estacionado en un equilibrio justo de texturas y un aroma de las ganas de rozar sus pechos y el deseo de dormir a su lado.

Sábanas enmarañadas y deshechas. En la almohada un racimo de besos. 
Bellos,  perfectos los ojos, de un color exacto a la luz y una boca húmeda en permanente contacto con el deseo
Pero en el fondo de la copa, donde por fin los secretos se revelan, la chica de uva lloró.

Lágrimas como zarcillos atravesaron ilusiones, tal vez porque jamás volvieron a verse. 
Sólo se trataba de un trago.

Ella lo supo, y pese a todo, se dejó beber hasta la última gota.

2 comentarios:

  1. Hoy has redondeado hasta las circunsferencias. Precioso texto desde el principio hasta el fin.
    Besos Javier AZUL.

    ResponderEliminar
  2. Ya estoy de vuelta pero despacin con esta calor

    Siempre nos dejamos hacer cuando la soledad nos muerde...

    Besos

    ResponderEliminar