Páginas vistas en total

29.7.13

Laura, Daphne, El laurel







 
Dafne huyendo aterrada de Apolo- Escultura de Bernini-
1999, en un día como hoy 29 de Julio, cerré las puertas al mundo, para iniciarme en la vida que voluntariamente había decidido. El Seminario Maggiore di Firenze, en un edificio que me acogió primero como diácono para después cumplir mi vocación sacerdotal.
La celda-habitación del primer piso era luminosa, un camastro cómodo, un armario, conexión a internet, una mesa de trabajo, y una ventana desde la cuál se veía el claustro con bellisimas arcadas, a la derecha, se apreciaba el huerto, en cuyo rincón un laurel de porte exquisito le presidía en uno de sus rincones.
Laura, siempre me gustó ese nombre: " Triunfadora " eso quiere decir. Mi vocación pasaba por estados de firmeza y de pura duda. Salí por la ciudad. Regresé a la caida de la tarde, accedí a la huerta por una puerta de rejas, sin oposición alguna, ya que ni cerradura, ni candado la protegía.
Fui derecho al laurel…
….

Lo siento, he tenido que interrumpir el ralato, y ahora 45 minutos más tarde los retomo.
Su olor persiste en mi mente , su olor no era el de un laurel, su olor es el de una mujer en celo, feromona pura. Nosotros los hombres sabemos lo que decimos. Aquello me turbó, eché a correr y casi atropello a Piero
¡¡¡¡ eehhhh spagnolo che io atropelllas  !!!!!
Scusa Piero , lo sento
Pareces haberte encontrado con la mismísima Dafne
Le miré, y le contesté: Dafne es laurel en griego, verdad?
Si y Dafne es la hermosa joven que huyendo de Apolo, fue convertida en laurel: ESE LAUREL que ves ahí en el rincón de la huerta.
JAJAJAJA, no pude si no reirme, ¿ vas a decirme ahora que creer que las leyendas, son reales?, eso es paganismo
Mira Rodolfo, no se si será o no paganismo, pero se que muchos novicios , han visto cosas raras…
Qué cosas? pregunté
Cosas, me respondió 
Piero se dió la vuelta y me dejó con más dudas de las que ya tenía.
Esa noche no conciliaba el sueño, la luna en cuarto menguante, daba suficiente luz a el claustro ya con luces apagadas, miré al huerto. EL LAUREL NO ESTABA
Me vestí y bajé corriendo. La curiosidad era superior al miedo que sentía. Ya en el huerto, certifiqué que el laurel había desaparecido.
Sin embargo, su perfume, ese olor irrestistible a feromona femenino era infinitamente más intenso.
Ansioso busqué entre las sombras que las matas de tomates, y las viñas producían.
Rodolfo...

Escuche claramente mi nombre
Rodolfo, tranquilo, soy laura o Dafne, como quieras, escuché tu nombre a Piero.
La claridad de una luna en menguante, iluminaba su cara, su pelo, sus grandes y bellos de ojos y esos labios carnosos. Me tendió la mano.
Tómame Rodolfo, no quiero seguir huyendo más, quiero al fin conocer el motivo que me llevó a que me convirtieran en laurel 
Mis manos ya desabrochaban su camisa, que cae al suelo.
Veo como cierra los ojos y comienza a temblar.
Han pasado catorce años, lo que sucedió en ese huerto, por respeto es algo que queda para nosotros. Increíble, fascinado aún con el recuerdo.
He vuelto a hacer el amor con más mujeres, a las que he amado siempre, Ningún amor es comparable con otro, son distintos.
Laura, compartió el amor más intenso que un hombre pueda participar. Un grito inhumano salió de su garganta cuando al unísono llegamos en explosión, a la cima de nuestro clímax.
Eran cientos de años soñando con algo así, años anclada en el huerto deseando ser deseada, queriendo querer, ser querida, guardando tanto amor para dar….
Los hermanos abrieron las ventanas al escuchar su grito.
El convento parecía un árbol de Navidad tan iluminado
Laura y yo desnudos abrazados, aislados de todo.
Laura me miró y con una ternura infinita me dijo" Rodolfo, lo que hemos sentido hoy es lo que he esperado durante miles de años" Ya puedo seguir mi destino. Gracias.
Me besó, y lentamente, se fue al lugar donde de siempre había estado plantado el laurel, para en cámara lenta ir , ante el estupor de todos , convirtiéndose de nuevo en laurel 

1 comentario:

  1. Laura Dafne, no la poseyó Apolo, tal vez un deseo místico sublime. En Delfos la pitia comía laurel.
    Besito y gracias por el Bernini.

    ResponderEliminar