Páginas vistas en total

17.6.13

Soñarme cada día



Playas del Parque de Doñana





La primera mañana después de mi última muerte, está repleta de vida.

Un día mi ciudad desapareció.
Con los pies hundidos en la arena de ese desierto, todos comprendísteis que durante largos años había estado viviendo en un espejismo. Nunca existió ni la ciudad, ni mi barrio, ni mi calle, ni mi casa, ni esta entrada de blog. 


Fracasé en el anterior cuerpo. Soy, como todo mundo sabe, un completo desconocido.

Mañana me soñaré una vida nueva

2 comentarios:

  1. ¿Eso se puede hacer?... tendrás que explicarme como, sería como tener un botiquín de primeros auxilios... lo digo porque la otra vida también estaría por ver, no?

    Besos, amigo

    ResponderEliminar
  2. Espero que la anterior entrada del blog si que exista... es la del premio que te concedí... :)
    Un beso enormeee!!

    ResponderEliminar