Páginas vistas en total

15.6.13

Encaminado a mi Ítaca


Úbeda ( Jaén) ,  león a la derecha frente a la Iglesia de Santa Maria de los Reales Alcázares




Te contaré de mi caminar hacia mi Ítaca: Una noche comencé a leer un libro 
Él me había elegido a mí en esa vieja librería de Estambul. Leía uno de sus capítulos "herida de oro" e iba cayendo en un sopor agradable. La parte superior izquierda de esa página tenía el relieve de una medalla de oro muy brillante. Un párrafo había llamado mi atención: Copio textualmente:

"En lo más remoto de Turquía existe un sultán más rico que todos los reyes de que hablan las fábulas 
Nada conoces de él, ni su nombre, ni el semblante, ni la seda de brocados de oro de que se viste. 
Para que heredes su infinita fortuna, basta con que toques esa medalla de oro tres veces 
Él dará tan sólo un suspiro en los confines de la Anatolia. 
Será entonces un cadáver; y tú verás a tus pies más oro del que puede soñar la ambición de un avaro. 
Tú, que me lees y eres hombre mortal: ¿tocarás tres veces la medalla de oro? "

Después cerré el libro y proseguí mi caminar, hasta que me crucé con un hombre humilde, de tan humilde pobre y sabio. Le regalé el libro advirtiéndole de la capacidad de hacer mal que tenía
El anciano sabio tomó el libro y abriéndole sopló sus páginas. Centenas, miles de letras se desprendieron de sus hojas impresas y una lluvia de letras fue cayendo al suelo componiendo palabras bellas


Tomó la moneda y partiéndola en dos trozos iguales, me entregó mi media parte que conservo para entregar a quién más falta que a mi encuentre en mi caminar. El oro envilece el alma, mata al cuerpo. Siempre habría otro hombre que frotando tres veces la moneda,  fatídicamente matara a otro en cualquier parte del mundo

Mi riqueza que es compartir mi caminar a mi Ítaca contigo

PD .: Entre las palabras bellas se encontraba tu nombre

1 comentario:

  1. Úbeda, lugar de cultura y riqueza...

    un abrazo

    ResponderEliminar