Páginas vistas en total

9.6.13

En manos de Judhit




 Natalia,  "mi nueva Alba " ( Acrílico de 50 x 50 ctmos )

Miro el techo, es lo único que tiene alma ante mis ojos
Las paredes acolchadas, sin una ventana que me haga saber si es de día
Tres por cinco metros tiene la habitación. Una cama, una mesa una silla. Todo bien sujeto al suelo

Dolor en los huesos, en el alma, movimientos compulsivos de cabeza y párpados. Marcas en las muñecas, marcas en los tobillos, llagas de pura carne viva. Todas las noches llegan los dos camilleros con batas blancas, por la fuerza me atan

Ya no me resisto. Da igual. Simbad el marino jamás regresará

Intento dormir pero los recuerdos se me agolpan.. Busco esa haz de cordura que aún me queda, e impongo un orden en mi mente.
Ya no puedo más, abandono la batalla, levanto el sitio. 
Hoy es la cita, esta noche. Unge tus cabellos, ven lavada y perfumada, ciñe a tus caderas las vestiduras, que el incienso y la mirra bañen tu cuerpo.
Plantaste tu tienda a las afueras de Betulia, espérame con la mesa llena de manjares se generosa con el vino, y ten dispuesto el lecho. Si he de perder la cabeza, sea tu espada quien la corte


2 comentarios:

  1. De la cordura a la locura solo una fina línea las separa. Preciosa la pintura Rodolfo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tu eres una hermosa flor que ella sujeta y mantiene viva gracias a su recuerdo...

    un abrazo

    ResponderEliminar