Páginas vistas en total

28.5.13

Las hachas cugan las fgenectopatías


Logopeda


Diga Roma.
-Goma.
-Bien. Sople la vela. Ahora pruebe a alargar la «rrrrr»
-Gggg. Gggggoma.
-Bien. Imite el ruido del motor de su coche.
-Gggggg.
-Ahora diga «tres».
-Gess.
-Biiien. Haga pompas de jabón con este pompero. Diga «roto».
-Gooto.
-Bien. Relájese. Levante los hombros. Diga “aroma”.
-Adoma.
-Bien. Ahora tápese la nariz, beba agua, respire. Tómese su tiempo (...). Y diga “pronto”.
-Puonto.
-Súbase a la silla de un salto y, en el momento de saltar, grite «¡¡EUREKA!!». Pero grite, ¡¡eh!!, ¡¡GRITE!

Luis Santiago se sube a la silla y grita: ¡EUDEKA!

- Verá, esto va a ser un problema de frenillo. No todos los frenillos inhiben la correcta articulación de fonemas, pero el suyo, sí.
-¿Y qué solución hay?
- Tendría que someterse a una FRENECTOMÍA.
- ¡’Uy!! No, no, no.
- Pues seguiremos como hasta ahora.

Las sesiones de Luis Santiago con su logopeda se fueron repitiendo una vez por semana durante años. Hasta que se casó y se fue a vivir a una casa en la montaña.
Sucedió un día que, cortando leña, se dio con el hacha en un dedo. Por reflejo del dolor, levantó la mano que aguantaba la herramienta y se golpeó con la hoja en medio de la boca. Y gritó, y gritó tan fuerte que su mujer salió al patio alertada por los gritos. Y allí estaba Luis Santiago llorando, sangrando y gritando: ¡joder!, ¡joder!
Cuando se hubo recuperado de las heridas, su mujer hizo un pastel de nueces para celebrar semejante acontecimiento.

- Luis Santiago, vuelve a pronunciar mi nombre, que me gusta escucharte.
- Rosa, Rosa, Rosaaaa -susurró complaciendola.

Luis Santiago olió el pastel, le dio un mordisco final. La masa de nueces se atragantó en su tráquea imposibilitando la entrada de oxigeno. Unos minutos de agonia terminaron con la vida de
Luis Santiago
Descanse en Paz

Conclusiones: Las hachas cugan las fgenectopatías y los pasteles de nueces son malos para las pegsonas sin flenillo

3 comentarios:

  1. jajaja "no hay mal que por bien no venga" dijo luego y siguió pronunciando erres!

    Muy divertido relato.

    ResponderEliminar
  2. No me hables, nooo que estoy muda y amenazada de fonologopeda o cómo se llame.
    Rosa-rosae, primera declinación,o Pigus estultícius Gomudus de la vida de Bryan. Tres tristes tigres trasiegan trigos torturados y tragan tortugas toreras, fácil escrito que para mí hablado ahora ni MUUUU. Besito no guesito.

    ResponderEliminar
  3. jejejeje, esto le alegra a una el día.
    Besos.

    ResponderEliminar