Páginas vistas en total

5.5.13

Ese jardín





Te soñé antes que aparecieras. 
Te toqué antes de que brotaras. Uno lleva la infancia pegada al cuerpo cuando camina por la ciudad. 
Las décadas no han pasado en vano: ya no soy el mismo

Busco en todos los jardines uno, con un centro de petunias y seis cipreses enanos que daban piñas duras con las que yo manchaba mis dedos de resina en los juegos.


Creía que cuando te llamara, vendrías por mi. 

3 comentarios:

  1. La vida nos cambia queramoslo o no y eso creo que es bueno, evolucionar y crecer. Lo que si sería bueno, es que cuando uno llama siempre se nos escuche. Hoy lo hago yo, te he escuchado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo te escucho... pero tú me ignoras!! :(

    ResponderEliminar
  3. Tal vez no te escuchó...pero si quería venir

    :)

    ResponderEliminar