Páginas vistas en total

21.3.13

Abrirte los ojos


Puente en " Madrid Rio"


El roce de tu piel, los gritos impregnados en placer...
Mi amiga, me ha dado la espalda, esta cansada, porque yo solo se hablar de ti.
El hastío me llena el pecho. Pero sigo aquí. Con mi vientre remojado en el éxtasis de sentirte. 
La emoción de estar y no tenerte. 
No recuerdo si fui o soy, si vengo o voy. 
Solo sé, que la constancia de tu sonrisa me inunda en amor. Mi mayor temor, acercarme y acariciarte, tomarte, poseerte, deseo mancillar tanto tu honor, dejarte deshecha, inservible para alguien más. 
Tan profanada. Humillada. Hacerle a tu cuerpo los pecados mas atroces, grabarte en la espalda baja con la lengua mi nombre. Qué sepan que eres mía, y de nadie más.

Quiero zarandearte por los hombros, abrirte los ojos. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

2 comentarios:

  1. Qué duro, no? La pasión llevada hasta el punto de la posesión... justo ahí si no se controla se diluye el tan ansisado amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No hay que forzar a los párpados cerrados, la ceguera puede ser una elección voluntaria, tendrá sus recónditos motivos.
    Nadie es tuyo ni mío, el sentimiento de posesión cierra ojos y lo dices a las claras, no me grabes la espalda, no me humilles.

    ResponderEliminar