Páginas vistas en total

25.1.13

la chica de la uva




Junto a la cama, un racimo de besos. Redondos, perfectos.
Una plantación infinita a los ojos, un color exacto a la luz y una boca húmeda 


Pero en el fondo de la copa, donde por fin los secretos se revelan, 
la chica de uva lloró. 
Lágrimas como zarcillos atravesaron ilusiones, 
tal vez porque jamás volvieron a verse

Ella lo supo, y pese a todo, se dejó beber hasta la última gota

6 comentarios:

  1. La redondez de la la uva incita más que el ángulo recto.

    ResponderEliminar
  2. Qué belleza de cuento acabo de leer en esta tu entrada.Cuento de los que llevan profundidad,historia ,instantes....
    la poesía está a flor de piel.Porqué no usas este genero más veces?Es una broma muy en serio.
    Besucos amiguco!!

    ResponderEliminar
  3. Nunca llegó a terminar de beberse el cava de su copa, deseó tener a su disposición el aroma y el color de aquel racimo de uvas licuado, que encontró por casualidad.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tiene la pasión su sabor se desea para siempre y a veces se agota.
    Besos

    Pd. La "malahé" soy yo :)

    ResponderEliminar
  5. Dulce como esa uva tu entrada hasta la ultima...palabra.Un besillo

    ResponderEliminar
  6. Aunque lo sepamos, hay que go9zar el momento, el presente

    Besos

    ResponderEliminar