Páginas vistas en total

23.8.12

Fotografías reveladoras, o era Una taza de café?





Hoy en mi temprano paseo diario durante las vacaciones, no vi en las barandillas de un puente
candados de amor eterno,  pero si un árbol cercano a la embajada de japón
plagado de cintas de papel de colores con textos en su idioma.

Sasa no ha sara-sara
nokiba ni yureru.
Ohoshi-sama kirakira,
kingin sunago.
Goshiki no tanzaku,
watashi ga kaita.
Ohoshi-sama kirakira,
sora kara miteiru.

Es una antigua canción japonesa dice:
árbol plagado de cintas 

Las hojas de bambú susurran
meciéndose en el alero del tejado.
Las estrellas brillan
en los granos de arena dorados y plateados.
La tiras de papel de cinco colores
ya las he escrito.
Las estrellas brillan
nos miran desde el cielo.

Hay una vieja tradición en Japón, consiste en escribir deseos en pequeñas tira de
papel que después se cuelgan de las ramas de los árboles, o se dejan flotar sobre cortezas que desciendan aguas abajo

Sentaos
Si, tú más cerca mío, apoya tu cabeza sobre mis rodillas

Hace más de muchos años El Emperador de Jade reinaba con sabiduría sobre los hombres
y sus destinos. Tenía los poderes de los dioses y las limitaciones de los humanos

El Emperador tenía una hija de tanta belleza que la luna envidiaba la blancura de su tez, y la noche el negro de sus ojos.
Orihime era su nombre y de tantas virtudes, que trascendieron fuera del Imperio de su padre
Orihime tejía todos los días las nubes que flotan sobre los cielos, con tal premura que su padre constantemente la animaba que lo hiciera

A diario bajaba al río cercano, a bañarse, vistiendo la misma túnica sagrada tejida por ella misma, que la hacía invisible a los ojos de los hombres.
Allí desnudaba su cuerpo para sumergirse en las tibias aguas

Un día, este pastor de estrellas que os habla Hikoboshi, la vi cuando desnudaba su cuerpo, y antes que se diera cuenta, recogí su túnica y la escondí
Cuando salió del agua, al vernos nos enamoramos
Orihime se vino a vivir conmigo a la Tierra de los Rebaños de Estrellas
Su padre el Emperador de Jade enfureció, pero nada hizo al saber del amor que nos teníamos

Pasado el tiempo Orihime quiso regresar a visitar a su padre, tomó la túnica mágica y bajó a tierra de mortales
Fue entonces que su padre el Emperador de Jade retuvo a su hija y la amarró a un fuerte árbol Tejo cercano al río con la túnica que invisible la hacía,  puesta.

Lloré tanto que, mis lágrimas crearon un río de estrellas llamado Vía Láctea.

Mi princesa, todas las mañanas dejaba notas llenas de amor prendidas en el Tejo, o sobre cortezas que descendían río abajo, para que yo pudiera llegar a leerlas

El Emperador de Jade descubrió las notas de amor que Orihime me escribía, y ablandó su corazón, liberándola y haciéndola llegar hasta mis tierras de pastoreo de estrellas, para siempre, pero siempre... siempre, estar juntos.



Mas fotografías reveladoras con:  María José

...

16.8.12

EL CALOR








Es justo el momento de menos bullicio en Yamaa el Fna, cuando desde el minarete, el almuecín llama a la oración. 
Hasta el sol  se detiene a la llamada. Todos se vuelven hacia la Meca y genuflexos bajan su mirada al suelo.
En la esquina sur entre sombras de buganvillas que se mecen a la brisa más suave, bajo la sombra fresca se arremolinan personas en un riguroso silencio. 
Sentado sobre una piedra a manera de bancada, un anciano de ojos negros e incisivos, con la facilidad que dan los años de oficio palpa el pecho y la barriga a un joven que tumbado en el suelo bocarriba, mantiene sus ojos en blanco. La barriga del joven suena como una sandía madura bajo las manos del curandero 

Más allá el vendedor de dientes pregona su mercancía, el encantador de serpientes pide monedas

Entré en la plaza, es muy grande. Cuadrada.
Perimetrada con soportales de arcadas de herradura en algunos lugares
En el lado más oriental una fuente de limpias aguas, de la que partían cuatro canalillos dirigiéndose a los cuatro puntos cardinales.

Observo el transcurrir de la gente bajo un sol implacable, sumidos en sus propias sombras, algunos con bestias cargadas; otros escondidos bajo de sus chilabas.
El calor afecta mis sentidos, un sol deslumbrante hace que mi visión sea tras un velo de irrealidad; el calor todo lo invade
Un tableteado de herraduras irrumpe en la plaza. 
Turbantes carmesí, largas túnicas blancas, sobre trajes de cota de malla negra. Calzan sandalias de trenzadas correas . 
En el costado el largo y curvado alfanje envainado entre cueros y dorados metales, meciéndose al ritmo del sus cabalgaduras. 
Brillan las armas, brillan sus yelmos de aguerridos mauros. 

Se alejan, y aún así en la lejanía el filo de sus armas y las patas de los animales hacen sentir su fuerza latente y su fiereza. 

Huyo del calor y me dejo abrazar por la sombra fresca de los soportales tras buganvillas
En ese momento siento una brisa que me hiela la sangre. 
Me giro y veo la joven más hermosa que recuerda mi mente. . Estoy en su trayectoria. 
Sólo yo puedo verla al mantenerme de pie y mirándola. 

Los ojos , esos ojos que ya nunca olvidaré se clavan en los míos. La sonrío 
Cuando llega a un paso de mí, detiene su caminar. 
Sopla sobre mis labios, su aliento es dulce y cálido 
Tiendo mi mano para coger la suya. Mi mano transpasa su cuerpo 
Prosigue su andar y en su caminar, atraviesa limpiamente mi cuerpo. Me impregno de ella 
En una fracción de segundo tengo vivencias de días, de años, de siglos junto a ella. 

Caigo al suelo incapaz de sostenerme 


Desde allí veo cómo la joven atraviesa los muros de la casona cercana.
... 

Luciérnagas en mi memoria...




Más calor en: María José.

15.8.12

Mi chica soñada


Sirena en marquesina de Budapest





Todo ocurrió uno de esos días de lluvia mansa, justo en la hora de espera al autobús que me lleva a mi trabajo. 
Me llamó la atención esa joven sentada en la parada. Me senté a su lado, algo tenía de especial esa chica, que me hechizaba, no podía resistirme a mirarla de reojo.

Estaba fascinado sintiéndome cerca de ella Al final venciendo mi timidez la saludé: ¡ Hola !
Me miró, sin decir palabra, la vista como perdida ¡ No tenía pestañas, ni tenia cejas !. Me conmoví, pensé que estaría en un tratamiento de quimioterapia.

Me estaba enamorando de una desconocida, de bellos ojos tristes y ojeras, su  manera de vestir  ese vestido celeste hasta medio muslo. 
El tiempo pasaba  y ningún autobús llegaba, no circulaban coches  ni personas. 
Nada se movía en la ciudad, ni pájaros ni ruidos, hasta la lluvia había cesado. 
De pronto un taxis frenó con estridencia frente a nosotros. Dos forzudos salieron del vehículo y la tomaron una por cada brazo para introducirla por la fuerza en el taxis.
Ella me miró sin decir palabra, sus ojos  reclamaban ayuda. Tardé en reaccionar, y corrí tras ellos. Paré otro taxis y les seguí hasta el aeropuerto de Barajas.
Antes de entrar en la terminal, pude darles alcance con gritos de ¡¡raptores !!!. Un fuerte puñetazo me dejó conmocionado en el suelo. Sus avisos de" Lárgate de aquí , o llamamos a la policía " martilleaban mi semicosciencia.

¿O llamamos a la policía..?
Me incorporé aún desconcertado. Les había perdido de vista. El taxis de los raptores estaba aún aparcado, corrí hacia él

Abrí la puerta, y en el suelo se habían dejado una  carpeta con un informe y las fotografías de mi chica de la parada. Estaba con diferentes uniformes: de camarera, trabajando con un ordenador, de ama de casa, y al final un texto y un teléfono " ÚLTIMA GENERACIÓN DE ANDROIDES "

El precio es desorbitado, pero me he pruriempleado para ahorrar y poder hacerme con mi chica.

14.8.12

Just about to make some history






Coincidimos en aquel tren, dirección Lisboa, en el asiento de enfrente, sin hablarnos.

...


Bajo la lluvia tus ojos eran grises.  Me preguntaste ¿ tienes hora ?
Contesté: Pide tres deseos

Luego bailaste para mí, bajo la lluvia. Meses sin años, de eterna primavera
Cada noche me traías la cabeza del Bautista 
" Comí la semilla de tu fruto mágico... 

Todo lo que soy está ahí,"  dijiste..."

Te hubiera regalado mi reino de tenerle

Nos encontramos en aquel tren, camino de Lisboa

"Tu fruto dentro de mi germina, crece se mezcla con mi organismo
en nada me convierto en un árbol pensante, cuyos frutos tienen tu dulzura 

y el aroma de tu recuerdo."

Anoche siendo árbol del almendro, te metiste en mi sueño, eras una mariposa  

con tu aleteo yo fui otra. Desperté tenía brazos y no alas. 
Ya no podía volar
Escribí tus mil nombres y los soplé al viento.
Aletea papillon. Cambiarás mi mundo...

¡ Te hubiera regalado mi reino de tenerle !


13.8.12

El día que llovió mi ángel

Acuarela: Quinta das lácrimas








Fue aquel día, sin nubes en el cielo, que llovieron ángeles


...
Tú me apareciste ante mí, sentada sobre el suelo, vestida de otro tiempo, luz en seda negra y medias de cristal 

Luego con esa manera extravagante de mirarme, preguntaste
¿-Eres Javier -?
¿-Te has hecho daño -?, contesté a la vez que tendía mi mano para ayudarte a levantar
¡Hola soy tu ángel que vengo a llenar un hueco de tu vida!. 
Llenaste el hueco y llenaste todo mi mundo que se cuajó de risas de cascabel, de heno en pajares, de vides de uvas moradas, quesos de cabra, aloe vera, y piletas de aguas
...Y esa bañera azul noche, llena de estrellas doradas donde yo humedecía con una esponja tu cuerpo, un cuerpo que no es de este mundo.

Una eternidad en un átomo. Te llevé a ver Ginkgos y en algún momento, bañados por su luz esmeralda, nos cogimos de la mano. 

Desde entonces me has enseñado el nombre de muchas estrellas y constelaciones, amar el silencio, a Einaudi, abrazar a los gatos, y sobre todo que la vida puede ser más simple y no por ello menos hermosa.

Hasta perder tus alas 

... Por el jardín solitario, el ruido de los últimos pájaros, de las primeras gotas en los árboles. 
Oleaje en el tacto, arena humedecida entre las manos;  cuando otra vez, aquí, de pensamiento, me abandono en la desolación de tus ingles y dejo de escribir 

para llamarte

.

12.8.12

Tú eres mi angel




       Tú eres mi ángel de la guarda...
Mi ángel de la guarda... 
Tú sabe más que yo sobre alas de los ángeles.

Te quedaste paralizada con tus manos preñadas de  
 espanto...

Y no es tu culpa.

Susurraste: 
Me abandonaron tras caerse mis alas  al agua 
Las buscamos hasta lo más profundo de las aguas
Fue inútil

Me mordía el labio inferior para no me vieras llorar
¡Estas ahí? preguntaste
Si,  sigo a tu lado, no te preocupes
es lo único que alcancé a decir mientras veía cómo de difuminabas

Querida mía. Esta tarde te amé mientras te contaba un cuento
Mil historias de ángeles que perdieron las alas como tú
por un humano como yo.

¡Cómo no morir de gozo en este mundo ! 
escuché tu voz , ya sin tu imagen.


 
 

 

  


  


11.8.12

Historia de Ángel y Alejandra




Voy a traicionar mi palabra.  
Una vez, prometí a Alba que no contaría " lo suyo"
Sentaos a mi alrededor , poneos cómodos. 
...
-"De nuestra  extraña unión, nació un ángel
Una preciosidad, muy vital, con mis ojos , y las manos de su papá
Si vierais?; sus alas diminutas, casi transparentes, como las de una libélula
Y siempre sonriendo.
Yo, prosiguió Alba. Estaba angustiada por que Ángel no podría volar.  Sus genes son un 50 % humanos. Esa parte humana, es la que le salvó:
Ángel era tenaz , persistente y nunca se daba por vencido. Desde la azotea de casa saltaba al vacío
Batía en la caída sus diminutas alas a la velocidad de un colibrí
ZAAAASSSSS !!!!!! zapatazo contra el suelo, su nariz rota al primer intento
No es nada, se sacudía el polvo y subía de nuevo a la azotea…salto, agitación de alas… ¡ miradle como se mantie…. ne eee ! ZAAAAASSSS !!!!! zapatazo, un ojo hinchado
Sabéis? Así persistió hasta que consiguió volar

Juuuuuuuuuuu …. !!!!!  

¿Veis? ya lo domina como un pequeño cometa.

Pasó el tiempo y fue creciendo hasta llegar el momento que le adjudicaron la guardia de un humano
Y … le tocó con Alejandra, la nena más guapa e inteligente  del barrio, que creció y paso el tiempo y creció hasta hacerse una jovencita guapísima y elegante

Ángel se enamoró de ella. En ráfagas , por que no les está permitido eso a los ángeles de la guardia,
se la reflejaba en los espejos, en el agua, en…donde podía
Un día se armó de valor y saltándose todos los preceptos se la apareció de cuerpo entero armado de sus preciosas alas. Alejandra  al principio se turbó

"Soy tu ángel de la guarda" la dijo
"No puede ser" -contestó Alejandra-
"Los ángeles son guapísimos y tú tienes  nariz de boxeador, un ojo semicerrado y el pelo enmarañado..."
"Bueno.. vale, sí así es, pero: ¡ Es lo que hay! , Soy tu ángel te guste o no te guste
"Ven.. acércate cierra los ojos" -dijo Ángel

Ahora, como tantos y tantos humanos, Alejandra  vive en una nube
En aquella mullidita , de tonos azulados y juega  con Ángel y sus angelitos a tirarnos agua de vez en cuando sobre nosotros