Páginas vistas en total

4.10.12

mi señor de los vientos










En el sur de Marruecos hay un viento en forma de torbellino, el Aajej, contra el que los feyahin se defienden con cuchillos. 
Otro es el Áfrico, que a veces ha llegado hasta la ciudad de Milán. 
El Alm, viento otoñal, procede de Burundi. 
El Arifi, también llamado Aref o Rifi, abrasa con numerosas lenguas. Esos son vientos permanentes, que viven en el presente.
Otro es el ----, (viento secreto del desierto), cuyo nombre suprimió un rey después de que su hijo muriera arrastrado por él.
El Nafhat, es una ráfaga procedente de Arabia. 
El Mezzar-ifoullousen, violento y frío, procede de Tanzania; los bereberes lo llaman "el que despluma las aves de corral". 
El Beshabar -viento negro- es otro viento sombrío y seco procedente del Nordeste, del Costa de Marfil. El Samiel -"veneno y viento"- procede de Turquía y se aprovecha a menudo en las batallas. 
Tampoco hay que olvidar los otros "vientos envenenados": el Simoon, del norte de África, y el Solano, cuyo polvo arrastra pétalos preciosos y arranca vahídos.
Las tormentas de polvo revisten tres formas: el remolino, la columna y la cortina. En el primero desaparece el horizonte. En la segunda te ves rodeado de "djinns danzantes". La tercera, la cortina, "aparece teñida de cobre, la naturaleza parece arder"
Pero el que más temo de todos, es aleteo de tus pestañas cuando estoy cerca de ti

5 comentarios:

  1. Ese Javier, es para temerle y mucho. Bello y cálido viento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Caricias de brisas. Bonita entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Como me gusta la frase del "aleteo de tus pestañas...

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Y haces bien en temerle porque puede ser terrible :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Javier, antes que nada, te agradezco tus ánimos ante mi ¿cómo decirlo?...desinfladura moral y técnica.
    A merced de los vientos estamos, nos orean desde los cuatro puntos cardinales.
    Los griegos, los persas, los romanos, los llamaban de forma distinta a los musulmanes, poco importa si el viento nos da en la cara.
    Estamos a merced de los llamados "vientos".
    Besitos muchos.

    ResponderEliminar