Páginas vistas en total

2.8.12

Tiempo en el tiempo





Otra vez la noche, ahora las horas pasan más lentas, me giro una vez más, 
toda la habitación está oscura
Miro al techo, abro todo lo que puedo mis ojos
Sólo son la luz proyectada de las separaciones entre tablillas de la persiana
cada vez que pasa un coche las da vida.

Veo como se mueve y sube la intensidad de la luz 
para luego casi desaparecer mezclada con la oscuridad
Ni un ruido
sólo los pocos vehículos que de vez en cuando pasan por la calzada
ya he perdido la noción de los minutos, las horas, los días 
Me vuelvo a girar debo saber ;
veo en el reloj esos cuatro números separados de a dos por unos parpadeantes puntitos
Dicen 04: 17 Me centro en ellos,
quiero que mi mente sea superior a la máquina y que ésta se equivoque
y pueda contar para atrás.
Desisto .¿ Cómo llegué a este lugar?
Tengo en mi mente unos espacios en blanco. 
Recuerdo mi mundo tranquilo donde era feliz
Y ahora…Nada tiene sentido. Un fuerte ruido me despierta
Alguien ha subido la persiana de golpe
Se dirige a mi, y de una caja cuadrada de cartón saca seis cucharadas de escamas que vierte en el agua. Otra vez esa maldita comida de peces
Cómo decirle que las sirenas y los tritones comemos algas y pequeños pececitos !!!!
¡¡Ójala estuvieras tú cercana seguro que me rescatarías.!!

para más tiempo:  Matices 
 

14 comentarios:

  1. Inesperado desenlace para ese pobre infortunado atrapado en su eterna pecera de inmovilidad!
    El tiempo en su andar rítmico y constante puede someternos a las peores torturas.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Un mal sueño desde luego, aunque allí en la pecera seguramente no se pensará en el tiempo, éste pasará; pero no se pensará en él.
    Estos sueños, mejor no tenerlos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muuy requetebién Javier azul juevero, el final merece un apaluso, pero lo antes dicho, también, en una pecera me veo boqueando sin poder cerrar los ojos, maldita persiana, asqueroso tiempo dando vueltas por la pecera, la tengo muy vista, la pecera, la habitación, el reloj mojado de los peces.
    Glu, glu, léase, tic-tac.
    Espero leerte el próximo jueves si te apetece. Besito contento.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno, qué giro totalmente inesperado das al final del relato !!!
    (claro que si lo estuviéramos esperando no tendría tanta gracia)
    Genial Javier, me encanta!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Plas, plas, plas,has creado una atmosfera angustiosa, desesperante sensación ese no parar, viendo como las horas pasan y tu ahí contando segundos y minutos, total para que? solo para que te pongan comida de peces...muy bueno, inesperado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Un sueño o una realidad en la que muchos se sienten atrapados, el tiempo es así justo y preciso, noche y día... pobre tritón atrapado sin solución.

    Besos

    (Gracias a ti por estar...)

    ResponderEliminar
  7. vaya. vaya que final más sorprendente ja... nunca lo había pensado

    ResponderEliminar
  8. Pues te has quedado con todos nosotros. Yo ya pensaba que iba a ser lo típico, que estaba en un hospital o en una cárcel o algo de eso, pero nada más lejos de la realidad, ahora resulta que estaba encerrado en una pecera. ¿Sabes? Yo tengo un acuario y a veces me pregunto cómo será la vida de esos animalillos ahí encerrados. Un original relato con final inesperado para este jueves de tiempo. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Este es mi niño. ¿A que es un mago del relato? me encantó ese final, también yo pensé en la cama de un hospital, así que me ha gustado mucho ese giro final. Espero que a quien te refieres al final, sea yo, como me entere que son para una sirena que siempre anda susurreando, te llevas un cachete. Besitos guapo.

    ResponderEliminar
  10. Un Universo totalmente restringido, angustioso por lo precario del horizonte que dibuja. Tiras de luz proyectada sólo con el paso de algún coche, cuatro dígitos enmarcando el momento del día o de la noche, las estrechas paredes de una simple pecera y por si fuera poco, la comida equivocada. Así cada minuto de ese tiempo se transforma en una insufrible eternidad.
    Sorprendente final para tu magnífico relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Vivir en una pecera :)
    Es un relato muy original, por un momento pensé que se trataba de insomnio, pero es algo quizá... peor, tal vez como vivimos una gran mayoría, uff. Permanecer despierto, viendo el tiempo pasar sin poder disponer del tiempo como se te antoje, sometido a un horario, a unas rutinas. Cierto es que si a muchos nos sacan de nuestros quehaceres y tareas diarias nos perdemos.

    Me gustó tu reflexión hace pensar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Que visión rara. No me la esperaba y me parece muy original... El segundero implícito en esos dos puntos titilando,... Me hizo acordar al cuento de cortazar, el axolotl... Es corto. Te lo recomiendo si no lo leíste. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Excelente relato con un final inesperado y muy original!!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  14. Muy original e inesperado, por cierto. Una verdadera cárcel, el encierro, la comida, esas ansias de libertad, buscar el extenso mar que pertenecía. Excelente, un abrazo

    ResponderEliminar