Páginas vistas en total

16.8.12

EL CALOR








Es justo el momento de menos bullicio en Yamaa el Fna, cuando desde el minarete, el almuecín llama a la oración. 
Hasta el sol  se detiene a la llamada. Todos se vuelven hacia la Meca y genuflexos bajan su mirada al suelo.
En la esquina sur entre sombras de buganvillas que se mecen a la brisa más suave, bajo la sombra fresca se arremolinan personas en un riguroso silencio. 
Sentado sobre una piedra a manera de bancada, un anciano de ojos negros e incisivos, con la facilidad que dan los años de oficio palpa el pecho y la barriga a un joven que tumbado en el suelo bocarriba, mantiene sus ojos en blanco. La barriga del joven suena como una sandía madura bajo las manos del curandero 

Más allá el vendedor de dientes pregona su mercancía, el encantador de serpientes pide monedas

Entré en la plaza, es muy grande. Cuadrada.
Perimetrada con soportales de arcadas de herradura en algunos lugares
En el lado más oriental una fuente de limpias aguas, de la que partían cuatro canalillos dirigiéndose a los cuatro puntos cardinales.

Observo el transcurrir de la gente bajo un sol implacable, sumidos en sus propias sombras, algunos con bestias cargadas; otros escondidos bajo de sus chilabas.
El calor afecta mis sentidos, un sol deslumbrante hace que mi visión sea tras un velo de irrealidad; el calor todo lo invade
Un tableteado de herraduras irrumpe en la plaza. 
Turbantes carmesí, largas túnicas blancas, sobre trajes de cota de malla negra. Calzan sandalias de trenzadas correas . 
En el costado el largo y curvado alfanje envainado entre cueros y dorados metales, meciéndose al ritmo del sus cabalgaduras. 
Brillan las armas, brillan sus yelmos de aguerridos mauros. 

Se alejan, y aún así en la lejanía el filo de sus armas y las patas de los animales hacen sentir su fuerza latente y su fiereza. 

Huyo del calor y me dejo abrazar por la sombra fresca de los soportales tras buganvillas
En ese momento siento una brisa que me hiela la sangre. 
Me giro y veo la joven más hermosa que recuerda mi mente. . Estoy en su trayectoria. 
Sólo yo puedo verla al mantenerme de pie y mirándola. 

Los ojos , esos ojos que ya nunca olvidaré se clavan en los míos. La sonrío 
Cuando llega a un paso de mí, detiene su caminar. 
Sopla sobre mis labios, su aliento es dulce y cálido 
Tiendo mi mano para coger la suya. Mi mano transpasa su cuerpo 
Prosigue su andar y en su caminar, atraviesa limpiamente mi cuerpo. Me impregno de ella 
En una fracción de segundo tengo vivencias de días, de años, de siglos junto a ella. 

Caigo al suelo incapaz de sostenerme 


Desde allí veo cómo la joven atraviesa los muros de la casona cercana.
... 

Luciérnagas en mi memoria...




Más calor en: María José.

37 comentarios:

  1. quizás el calor avive las ensoñaciones

    ResponderEliminar
  2. Un ángel con forma de hermosa muchacha? una mente calenturienta? en cualquier caso un precioso relato y una eternidad por delante para compartir, seguro...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una eternidad en la palma de la mano. VIVIR con mayúsculas no desperdiciar un instante La vida es una maravillosa aventura Teresa

      Eliminar
  3. Una hermosa ensoñación, una hermosa imaginación y muchas hermosas palabras.
    Me has transportado a esa plaza, y ese soplo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. San, sube en mi alfombra voladora, aún quedan mil noches de las 1.001 para contar

      Eliminar
  4. Eres un cuentista, un gran cuentista y cuando te empeñas en llevarnos a lugares lejanos de tus cuentos una se queda por ahí perdida, se agacha a dar agua al protagonista desmayado y se queda a vivir en Yamaa el Fna, cuando ambientas tus cuentos en la cultura oriental es cuando más me gustan, creo que es porque siempre me ha encantado y atraído y porque a ti te gusta y la has vivido por lo que la transmites a la perfección, pobre Sherezade si el sultán llega a conocerte... que me alegra tenerte de juevero, miles de besosssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sabías que sherezade por las noches cuenteaba al sultán y por el dia de beneficiaba a los esclavos siempre que la contaran una historia para contar?

      Eliminar
    2. Mmmmm, si me lo cuentas tú me lo creo, que buena idea eso de pagar cuentos con ...vamos a ver mi marinero, ¿quien de los dos empieza a contar cuentos?..., jajaja, glups!!!, deditos quietos!!!, mira que te gusta provocarlos o es a ellos los que les gusta provocar a mi marinero, jajaja, has visto que nuestros amigos blogueros han subido la temperatura en este jueves, uis, uis, mejor me voy al fondo del mar que al final se que la culpa va a ser de la sirena, sisisisi, miles de besossssssssssssss

      Eliminar
    3. sirena hoy como bombero, apagafuegos de guardia no puedo dar la oportuna contestación a incendiarias respuestas

      Eliminar
  5. Yo creo que me moriría del susto. Pero bueno, nada que no se solucione con una buena cerveza fría...

    Muy bueno tu relato, enhorabuena, bravo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Censura... no se tu nombre, puedo llamarte Ana? . Ana no hay susto que no pase con una buena cerveza fria, ni calor que se resista a ella

      Eliminar
  6. Esta vez, los efectos del calor atraparon tu imaginación... ella podría ser un oasis de belleza, de sed, de antojo, de lujuria (...y seguiría); de todos modos, bien sabes como ingeniártelas para encontrar lo inimaginable en cualquier lugar y a cualquier temperatura :)
    Bello como siempre y con ese aire de ensoñación que brota de tus letras.
    Gracias Javi:
    Gaby* y una bandada de besos al vuelo.

    ResponderEliminar
  7. Dios os hizo misteriosas, y complicadas, y con una gran fuerza vital. Nosotros sólo somos polillas que en la noche, deslumbrados volamos hacia vuestra luz, muchas veces sabiendo que nos costará un anillo en el dedo anular, y el fin de ...nuestra libertad ( es broma gaby) un beso

    ResponderEliminar
  8. Demasiado sol, una alucinación preciosa pero una alucinación, no se puede pasear sin una gorra a esas horas.
    Bonito y poético relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el sol es centro de vida, los paises ricos en él somos afortunados

      Eliminar
  9. En el calor del desierto, "el calor hace mella y empiezan los sofocos, los sudores y otras dolencias relacionadas con el sopor", espejismos y dulces alucinaciones que nos haces llegar, para fantasear con las altas temperaturas.

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los pueblos mediterráneos inventamos la siesta... por que sabemos los estragos que el calor hace en...

      Eliminar
  10. Me encanta lo que el calor puede aportar ;) como en este caso.
    Un texto preciosos, Javier. Como siempre.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juji el calor sube la rubor en las mejillas de las mujeres, activa el caroteno y pone todas nuestras glándulas en perfecto funcionamiento

      Eliminar
  11. ¿Un sueño, una alucinación, un recuerdo? Todo es posible bajo el sol. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta, tuve la suerte de conocer esa plaza, y te aseguro que es una vivencia que marca de por vida. Los recuerdos...no de ese tipo. Tengo los dos pies siempre en el suelo, lo manlo es que mi cabeza anda por las nubes

      Eliminar
  12. Marrakech, tamurt Akkuc, Tierra de Dios; y esa plaza omblio de las mil y una noches,Yamaa el Fna, en ella todo es absolutamente posible, y al atardecer huele a caracoles hervidos, se ven sierpes y contadores de cuentos...me acuerdo que soñé un tuareg, un hermoso joven azul índigo, entre las bugambillas, resultó cierto, dos días más tarde comí en su casa sobre las esteras. El calor se mitiga y se hace dulce, soportable, a través de las lentes que viajan lejos o cerca, hay que proponérselo.
    Javier, me encanta trasladarme de nuevo a ese instante que para mí está vivo, distinto del tuyo pero igualmente precioso.
    Petons, besos espumosos, no falles ni un jueves (a poder ser)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pon una moneda en esta mano, mejor un billete y te contaré mil historias (allí nada es gratuito su mercantilismo rompe la magia que envuelve ese lugar al viajero)

      Eliminar
  13. Rompiste el encanto, pon esa mano que te contaré mil historias tan verídicas como esa, que me costó nada, nada de cobraré por un recuerdo. Nada es gratuito en ningún lugar, menos lo hermoso que dura poco pero que vale mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todo fue una prueba de la fe en Alha y este humilde contacuentos, pasaste el primer escalón Ahora pon otro billete en la otra mano y dime si en el alba que es la muerte de la noche dónde van las estrellas?

      Eliminar
    2. Al no ser creyente paso de pago, pasé el primer escalón y te digo que creo a ciegas en cuentacuentos, eso sí. Las estrellas resbalan al otro lado del horizonte esperando el turno de noche, grátis por costumbre, y el alba y la noche se despiden besándose ¿no te lo crees? Besito.

      Eliminar
    3. jajajajajaja , muy bueno

      Eliminar
  14. El calor abre las puerta de la ensoñación y lo he vivido como un hermoso cuento.
    Lindo, lindo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¿No habrás sido vos quien escribió los cuentos de Las mil y una Noches?...jejejeje
    Realmente pude estar en esa plaza, bajo ese tórrido sol, con esa gente variopinta y misteriosa.
    Y por cierto, el amor siempre se hace presente en tus cuentos y tus sueños!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neo, ya tenemos fuera de " esto" muchos problemas, mentiras y abusos, abrir espitas a la ilusión, a la fantasía y al amor no hace mal alguno

      Eliminar
  16. Bueno, bueno, ya sabes Javier que cuando uno tiene un golpe de calor cae en un estado de obnubilación que le hace ver cosas que no existen, alucinaciones que toma por reales. Pero si están tan bien contadas como esta entonces te las permito jajaja.
    Gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Hablar de esta plaza para mi, es trasportarme a ella, he estado en tgodos sus rincones y su magia me trasporta a mil lugares...la describes de maravilla...no me extra;a que te cruzaras con esa chica...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. He disfrutado el paseo por la plaza, lo he visto todo perfectamente a través de tus ojos, incluida la chica que atravesó tu cuerpo, y es que todo lo que cuentes de países que tengan algo que ver con las mil y una noche, lo bordas. Besitos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  19. Es un viaje pendiente que un día haré. Me gustaría sumergirme en la magia de esa enorme plaza cuadrada, abigarrada de gentes, mercaderes de todo, refugiarme bajo esas buganvillas y naturalmente, sentir mi cuerpo atravesado por el aura de una hermosísima joven. Dichoso tú que has podido vivir esa magia en primera persona.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Se puede sentir que uno está en el lugar que describis, sentir cada sensación y hasta tener esa alucinación o ensueño que tuvo el protagonista.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Increíble relato Javier, tiene un suspenso delicioso, te dejo un abrazo

    ResponderEliminar