Páginas vistas en total

12.6.12

Nostalgia de Africa





salgao el arbol de la luz
el árbol de la luz-: foto Sebastian SALGAO
Admiro la acción callada de esa familia que de con recursos, sin parafernalias, sin fotógrafos,  financiaron lo necesario , para que aldeas paupérrimas del cono sur africano, tengan agua AGUA… agua. Mi admiración más sincera para tus padres Lis
                                                  
 África está ahí es intensa, compleja , de una belleza serena. Aún existe la inocencia .
La pobreza da  miedo. Ahora me da vergüenza, reconocerlo, pero la primera vez que estuve en Tánger, quise ver su Kas bah,  dominando el estrecho y desde la que se divisa España. 
Calles estrechas y muy acodadas, que reunen la misión de ser sombrías y servir para la defensa, casa por casa en caso de invasión de filibusteros y piratas ( ingleses por supuesto ).
Me dio miedo. 
Por que en mi adolescencia, me daba miedo la pobreza generalizada,  me impresionó.
Ignorante…, confieso mi gran ignorancia.
Era Ramadán. En las tiendas me ofrecían te moruno, mientras me intentaban vender hasta los cristales de los escaparates. Hicimos amistad, Rasid, más listo que cien simbades juntos, me invitó a cenar en su casa esa noche, tras el cañonazo cuando el sol cae .
Un mar de dudas, mil prejuicios, le dije que no; que tenía un compromiso y cenaba con amigos. Rasid, me dijo, "que vengan todos "
Luego el hotel Sorazur ( Recuerdas Lis? ) consulté sobre la hospitalidad de esa invitación, y me dijeron  "La gente aquí es así, señor…"
Siempre me arrepentí no haber ido a cenar a casa de Rasid.
Hoy vengo impregnado de Äfrica, por que es como Rasid: se entrega dándote todo, sin pedir nada a cambio.
Mientras , aquí en Europa ahora  les llamamos emigrantes
-" Un hombre lleva a su hijo
-o los huesos que otrora fueron su hijo- en brazos ,
y ese hombre es un árbol, rígido y alto
cuyas raíces se aferran a la soledad"
                                                  -Eduardo Galeano-
salgado7
Foto: Sebastiao Salgao
África es nuestra esperanza.
            

6 comentarios:

  1. Africa es nuestra esperanza. Un día tendrán buenos gobiernos y se terminarán su maldición milenaria. ELLOS SON HOMBRES como nosotros

    ResponderEliminar
  2. Esa nostalgia Javier, se respira desde aqui. Imresionant.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Plas, Plas , Plas,... superior, precioso JAvier, me has dejado con una sensación muy rara en el cuerpo,... quizá porque la pobreza a mí también me da miedo a pesar de que la vivo todos los días en mi trabajo, pero por protección, no pienso demasiado en ella. Me encanta la guinda final a tan delicioso pastel
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Que bien lo eplicas javier, con esa sencillez y esa emoción...Las palabras de Galeano ponen el colofón ( que palabreja, pero no me sale otra ahora) Agua, comida y vivir...si y nosotros aqui ...

    besos

    ResponderEliminar
  5. Me acuerdo que un día comimos en casa de un tuareg al sur de Marruecos, joven azul índigo, sobre las esteras nos tendimos fascinados, agradecidos.
    Nostalgia por lo no visto, el África negra, y su inabastable humanidad dolida, desconocida, ignorada. Y no están tan lejos ni su grito ni su sed.

    ResponderEliminar