Páginas vistas en total

23.5.12

Nueve semanas y media



Además de Joven de Chiado, trabajo en : " Calles de Coimbra " - Acrílico SIN TERMINAR -



Parecía que yo huyera de algo, mi ánimo estaba en mínimos 
Era más de medianoche. 
El tren llevaba ya un buen rato parado en aquella estación cuando salí al pasillo a respirar aire limpio sin tener que escuchar al pedante jovencito con el que compartía aquel maldito compartimiento envejecido y apestoso. 
Del penúltimo departamento llegaba un perturbador sonido de jarana. 
En él unos jóvenes impresentables tocaban sus guitarras, y cantaban, desde que salimos de la capital. 
Aparte de ellos nadie más viajaba en el resto del vagón, salvo el revisor que ocasionalmente caía por allí 

Entonces entró aquella chica

Justamente acabada de arrancar el tren vomitando una niebla de vapores, y entre sus reflejos rojos y amarillentos, la vi desde la penumbra del otro lado del furgón. 
Tenía el pelo muy corto y llevaba unos pantalones vaqueros muy ajustados, casi, casi nuevos. 

¡Dios santo!, pensé, es preciosa
Seguí haciendo que miraba  por la ventana, mientras observaba su reflejo en el cristal moverse cadenciosa por el estrecho pasillo, cargada con una pesada mochila sobre su costado.
Entró resuelta en la estancia de los alborotadores de la guitarra y durante un breve instante cesó el canturreo en su interior y un murmullo de voces se formó dentro de él. 
Salió enseguida presurosa y apenas me quise dar cuenta la tuve ante mí con sus enormes ojos marrones abiertos de par en par…

No recuerdo demasiado bien como se sucedieron las cosas. 
De qué demonios comenzamos a hablar ni qué la dije exactamente, pero aquella noche fue el preludio de nueve semanas y media, locas de pasión, con carreras de la mano bajo la lluvia riendo sin cesar. 
Con paseos desnudos a la luz de la luna sobre la tibia arena de la playa y largas sesiones de sexo salvaje entre las olas o la arena. 
Las dunas escondieron de la luna  la tienda de campaña y sus pezones morenos ( con el lunar en...si justo ahí ),  que me cobijaron bajo su fiera cortina de sudor y miel haciéndome zozobrar como una barca sin sin marino que la gobernara.

Y un buen día,  quizás cansada… de pasear desnudos o de sexo loco… se marchó. 
No sé si la dije que la quería. 
Cogí otro tren , habíamos quedamos en vernos, pero no lo hicimos. 
La vida o aquel tren me llevaron más lejos de lo que yo mismo pensé. 
Y aquello quedó en un bello encuentro. 
Todavía recuerdo sus ojos, los recuerdo, muy grandes, pero he olvidado lo demás. 
Como tantas cosas. 

La vida se las ha llevado a ese extraño lugar donde no se regresa jamás...




PD._ Esto no puede acabar así, Sin que sirva de precedente
os dire que acabo de recibir un telegrama de ella, que me espera en la estación de trenes de Chamartín, bajo el reloj de la gran sala


.

7 comentarios:

  1. un tren trae, lleva personas historias, amores y hasta hay expresos de Media Noche y asesinatos que agudos detectives descubren sabiamente.
    Un tren , el tren, mantiene intacta su magia. Todo puede suceder en él
    es como un libro en blanco.

    ResponderEliminar
  2. LA CHICA DEL LUNAR, ME SUENA, EN ESE TREN SE VIAJA, SIEMPRE VIAJAMOS DE MUCHAS MANERAS. NUEVE SEMANAS Y MEDIA, TÍTULO PELICULERO DE PASIONES DESATADAS...¿NOS CANSASMOS DE VIAJAR? SI, PERO ENVIAMOS TELEGRAMAS QUE VIAJAN.
    JAVIER, ESTE RELATO PROMETE CONTINUAR...BESITO.

    ResponderEliminar
  3. Un tren y una estación, ¡cuántas historias vividas! Si se escribieran todas... La tuya, es preciosa. Ahora a ver que pasa tras el telegrama :)
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. me encantan los trenes, aún recuerdo que de jovencita mi pareja y yo, cuando viajabamos enlan mochilero nos encantab dormir en la estación...y si, en los trenes pasan muchas cosas...la tuya es envidiable...jajjaajyo recuerdo algo entre dos barcas en Saint Tropez...que tiempos xxxDDD

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Trenes, telégramas... tiene un aire "retro", especial si es tu historia espero que la sigas.

    Beso

    ResponderEliminar
  6. Parece que todos tenemos empatía con los trenes,pero es que tienen algo de misterio,de magia,de nostalgia ,de comparación con el camino de la vida...
    Y es que cada estación es una subida y una bajada,cada pasajero un compañero, una persona desapercibida o una pasión de semanas o dias.
    EL tren se para,y a veces bajan quienes no quisiéramos,pero...siempre llegan telegramas ,hasta del cielo!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  7. el pronóstico es de fuertes chubascos en la zona de escaleras...XP
    un beso

    ResponderEliminar